Cómo fijar tu primera tarifa como freelance y multiplicar tus precios convirtiéndote en el profesional más deseado de tu sector

primera tarifa freelance

Una de las dudas más habituales de un freelance que se lanza al mercado laboral es saber cuánto debe cobrar.

Siempre el eterno problema. No quieres ser caro porque eso implicaría perder clientes, pero tampoco quieres pasarte de barato y regalar tu trabajo.

¿Dónde está el punto intermedio? ¿Existe una respuesta exacta a esta pregunta?

Por desgracia no hay una fórmula mágica para saber cuál es el precio exacto que debes aplicar, pero sí que existen 3 formas de calcular la tarifa de un freelance. Fórmulas muy distintas pero que te van a dar las bases necesarias para que puedas fijar tus precios con criterio.

¿Quieres saber cuál es la tarifa exacta según tu momento y aprender a revalorizar tu marca y tus precios?

Entonces, este es tu post.

¿Cómo calcular mi tarifa de freelance?

Lo primero que hay que tener claro es que no existe una fórmula infalible y que te vas a encontrar tarifas que se basan en creencias de lo más variopintas. Fíjate en algunos de los perfiles que yo he identificado:

  • El principiante: por miedo a la negativa del cliente se autocondena poniendo unos precios bajísimos. Muy habitual cuando se empieza a vender servicios.
  • Me da igual todo: «yo tengo mi tarifa y me da igual no haberla cambiado en años o lo que diga el mercado». Se entiende, ¿no?
  • No subo ni un céntimo: ya tienes unos clientes que te pagan «x» dinero y no sabes cómo cobrar más.

Como te habrás imaginado, aunque estas 3 situaciones son muy habituales, ninguno de estos perfiles es correcto.

¿Qué hacer entonces para saber qué tarifa aplicar?

El primer paso es ver los métodos tradicionales de fijación de precio.

#1 En función del mercado

La primera forma de establecer tu tarifa de freelance es basarte en las prácticas normales y los promedios de tarifas de tu industria.

De este modo, una forma segura de establecer tu tarifa es empezar con el precio medio del mercado en función de tu experiencia. En cuanto te empiecen a contratar podrás validar si el mercado está conforme con la tarifa que has puesto.

No obstante, al establecer tu tarifa de esta forma siempre te quedará la duda de saber si podrías haber facturado algo más. Así que sigue leyendo.

#2 En función de tus necesidades o estilo de vida

La segunda forma de hacer el cálculo es al revés. En vez de pensar en lo que el mercado te puede llegar a pagar, fijas tu tarifa según lo que tú necesitas ganar para poder tener el lifestyle que quieres.

Con este planteamiento, lo primero que tienes que ver es cuáles son todos los gastos que conllevaría desarrollar ese estilo de vida.

Imagínate que haces el cálculo y sabes que necesitas unos 3.000 euros al mes. Esa cifra deberás dividirla entre el número de horas que deseas hacer a la semana.

Aquí ya entran en juego cuáles son las prioridades de tu vida.

Tal vez estás dispuesto a trabajar muchas horas a la semana, por ejemplo 50 horas. Sin embargo, otros preferirán disfrutar un poco más de la familia y puede que le dediquen 30 horas.

Dividimos entonces para ver cuál sería la tarifa que deberías cobrar:

  • 3000/200= 15€/hora
  • 3000/120=25€/hora

Ten en cuenta que en este planteamiento no he incluido los impuestos que tendrías que pagar, pero no los olvides ya que supondrán un buen mordisco a estos cálculos iniciales.

Si no eres de los que les gusta hacer números, te recomiendo que visites la calculadora freelance de Laura López.

calculadora_freelance

Con esta aplicación podrás ver de forma real los ingresos que necesitas generar para poder tener el estilo de vida que sueñas. Solo tienes que introducir  los datos (te va dando referencias) y la calculadora te dirá cuánto debes cobrar por hora.

#3 Que compitan por ti

La tercera forma de calcular tu tarifa de freelance no se basa en lo que el mercado está acostumbrado a pagar, ni en lo que son tus gastos mensuales.

Esta se puede aplicar cuando ya te has ganado un hueco en el mercado y has conseguido posicionar tu marca como un referente en tu sector. Aunque esto suele suceder con el paso del tiempo, tampoco está de más que seas consciente.

Después de unos años de trabajar como freelance y teniendo una reputación intachable, lo más probable es que haya muchos clientes que compitan por contratarte. Pero como digo siempre, la gran maldición de la venta de servicios es que no es un negocio escalable.

El día tiene solo 24 horas y tú necesitas dormir, comer, tener vida, etc.

Este caso es el ejemplo típico de cómo los precios ascienden cuando hay más demanda que oferta. Pero como en todo, siempre hay un techo.

No obstante, no es raro toparse con gente que factura 150, 200 y hasta 500 euros la hora. Pero no te frotes las manos antes de tiempo, esto siempre va en función de cómo hayas posicionado tu marca, el sector en el que te mueves y la cartera de clientes que tengas.

Y entonces, ¿qué tarifa debo establecer?

Si estás arrancando en tu actividad, lo mejor es que comiences con una tarifa un poco más baja que la del mercado. Así conseguirás atraer clientes aunque todavía no tengas un nombre.

Cuidado, un poco más baja, es un POCO más baja. No tires tus precios por los suelos ya que eso no es ventajoso en ningún sentido:

  • Estás dañando al mercado ya que estás devaluando los precios.
  • Un precio muy reducido se percibirá como un síntoma de mala calidad.
  • Puedes posicionar tu marca como «barata» lo que supondrá que luego te costará mucho subir los precios.
  • Si pretendes comer todos los días tienes un problema.

Cuando ya empieces a trabajar, con cada nuevo proyecto aumenta tu tarifa entre un 5% y un 10%. Con esta dinámica llegarás a un punto al que se le puede denominar “zona de resistencia».

Al tirar por los suelos tus precios solo consigues devaluar el mercado Clic para tuitear

Esto significa que habrás llegado a una tarifa en la cual tus clientes empiecen a rechazar tus propuestas.

Este punto es una zona estable en la que quizás convendría dejar de subir tarifas. Incluso es conveniente que las bajes un 5% para ganar estabilidad y quedarte en este nivel durante una temporada.

Pero desde luego, este todavía no es tu techo.

Cómo convertirte en el experto más sexy de tu nicho y duplicar tu tarifa

Como vimos antes, solo podrás alcanzar la máxima rentabilidad en tus servicios cuando consigas ser un profesional codiciado. Con el tiempo y tu trabajo conseguirás posicionarte como un experto en tu sector, lo que hará que cada vez sean más los clientes que llaman a tu puerta.

Y eso, como no, implica subir tu tarifa.

Veamos cómo puedes revalorizar tu marca para convertirte en el especialista más solicitado. Además, esto es aplicable a cualquier experto del sector del conocimiento. Da igual que seas diseñador, programador, coach, redactor o fotógrafo… El proceso siempre es el mismo.

Cálcular tu tarifa como freelance

1. Especialización

Grábate esta frase a fuego en tu memoria: «sin especialización no hay paraíso».

Un mal endémico en el colectivo de los freelance es terminar haciendo un poco de todo. ¿Te suenan estas situaciones?

  • Soy diseñador, pero me han pedido hacer una pequeña programación en una web y he aceptado.
  • Soy copywriter, pero me han pedido que configure una campaña en Mailchimp y he aceptado.
  • Soy programador, pero me han pedido crear una estrategia SEO y he aceptado.

Todo los días me encuentro con situaciones similares y esto no puede ser.

Si quieres subir tus tarifas necesitas especializarte sí o sí. Ten en cuenta que tus clientes, cuando valoran contratar un servicio, se fijan en 2 cosas:

  • Quién les hará vender más.
  • Quién les da las mayores garantías posibles de que su trabajo les hará vender más.

Me explico. Imagínate que un deportista está buscando un diseñador para su web y se encuentra con estas 2 opciones:

  • Un diseñador con una tarifa normal.
  • Un diseñador especializado en deportes y que le cobra más.

Si la tarifa del segundo entra dentro de su presupuesto, le normal es que le contrate a él ya que entenderá que rentabilizará antes y mejor su inversión.

También, al estar especializado, el cliente entenderá que conoce mejor los obstáculos que existen en su sector por lo que su servicio será más efectivo.

Al especializarte ofrecerás al cliente más garantías de que tus servicios le harán vender más Clic para tuitear

La especialización también te hará ser más productivo, lo que de forma indirecta también implica una mayor rentabilidad. Ganarás en eficiencia por 4 motivos:

  • Al ofrecer unos servicios muy concretos cada ver mejorarás más en su ejecución y en el tiempo que tardas en desarrollarlos.
  • Un mejor resultado implica clientes más contentos.
  • La práctica te hará desarrollar un método más eficaz.
  • Conocerás tanto las demandas de tu sector que podrás automatizar algunas gestiones y tener preparadas plantillas que te harán ganar tiempo.

Deja de pensar que especializarte es cerrarte puertas. No hay mayor error que ese a la hora de vender servicios.

2. Crea un blog

Un blog es una de las armas más poderosas que tienes a tu alcance como freelance, ya que es el lugar ideal para mostrar al mundo tu trabajo y tus valores como profesional.

Ya no hay sectores sin competencia y, por lo tanto, cobra gran importancia el hecho de que desarrolles tu marca y ganes visibilidad. Y qué mejor manera de hacerlo que mostrar al mundo tu trabajo desde tu blog.

Además, ahora no solo importa el «qué», sino también el «cómo». Este «cómo» es tu manera de aportar valor añadido a tus servicios. Te doy ideas:

  • Ofreciendo sesiones de Skype para explicar al cliente cómo sacar el máximo provecho a tu servicio.
  • Actualizaciones del servicio con descuento.
  • Informar en todo momento de cómo va el proceso.
  • Ofrecer ideas de cómo puede mejorar tu negocio en otros ámbitos.

Muchas personas no solo contratan al profesional, sino también a la persona que hay detrás. Por eso el «sobre mí» es siempre una de las páginas más importantes de un blog.

Nichos de mercado probados para nómadas digitales

3. Que las apariencias no engañen

Para vender tus servicios por Internet y convertirte en un profesional codiciado tienes que posicionarte como un experto en tu sector. Tienes que ganarte el reconocimiento y respeto del mercado.

Sin duda, todo empieza por ofrecer un trabajo impecable y que tus propios cliente vayan creando «tu leyenda» gracias al boca a boca. Fíjate en esta frase:

Da igual que crees una web espectacular y que contrates a un redactor para que escriba los contenidos en tu nombre. En cuanto llegue la hora de la verdad y tu trabajo no sea el esperado, caerás con más fuerza de la que has subido.

4. Júntate con los grandes

Usar testimonios de tus clientes siempre es una forma de mostrar pruebas reales de cómo es trabajar contigo y hará que una persona se sienta más confiada de cara a pagar una tarifa más alta de lo normal.

Pero otra estrategia que te hará ganar ganar credibilidad es que tu nombre se asocie a influencers de tu sector. Para conseguirlo puedes aplicar distintas estrategias:

La autoridad en Internet es contagiosa. Si consigues que algún influencer te abra las puertas de su blog te transmitirá parte de tu autoridad y posicionamiento.

5. Servicio de atención al cliente delicattesen

Muchos bloggers cometen el error de pensar que su trabajo solo consiste en entregar un gran trabajo en fecha y hora. Y eso es una visión muy parcial de todo lo que implica ofrecer un servicio como freelance.

En todo momento es clave que mantengas un trato excelente con los clientes. Hay muchos autónomos muy buenos técnicamente, pero que descuidan a los clientes en el proceso. Ejemplos de esto es no responder a las llamadas o tardar varios días en contestar a un email (o incluso no responder).

Aunque tu negocio sea unipersonal, eso no implica que no debas respetar las reglas más básicas. Y si hay una norma fundamental en el mundo de los negocios es que los clientes son lo más importante en todo momento.

5. Vende lo que aportas y no tus horas

He dejado para el final la que creo que es una o la cuestión más importante a la hora asignar tu tarifa como profesional. Me refiero a tener claro que cuando justifiques el precio de tu tarifa no lo hagas en relación a las horas que vas a tardar en desarrollar la tarea.

Aunque puede tener su lógica en un principio, terminarás cayendo en un círculo vicioso.

Con el tiempo y la práctica cada vez ganarás más rapidez a la hora de realizar un servicio. ¿Eso implica que debes cobrar menos por ello cuando el resultado es igual o mejor que cuando tardabas más?

No tendría sentido.

Tu precio debe basarse en los beneficios que vas a aportar a tu cliente. En cómo gracias a tu trabajo va a mejorar sus resultados. Tus clientes tienen que entender que el dinero que te pagan es una inversión para mejorar sus resultados.

Si el único valor que ofreces en tu trabajo es tu tiempo, antes o después aparecerá alguien que le ofrezca esas mismas horas por un precio más reducido. Y eso implica decir bye, bye cliente.

Tu precio como freelance debe basarse en los beneficios que vas a aportar a tu cliente Clic para tuitear

¿Y tú cómo calculas tus tarifas?

En este post te he volcado las 3 formas más habituales que se suelen utilizar para fijar precios, pero eso no significa que sean las únicas. Hay freelances que usan otras estrategias como estas:

  • Un precio base al que se le pueden ir sumando extras.
  • Distintos precios dependiendo de si el cliente le va a ofrecer un trabajo regular o puntual.

Maneras de asignar precios hay muchas, por lo que me gustaría que compartieses en los comentarios cómo lo haces tú.

Cuéntame los errores que has cometido, si has tenido clientes que te hayan rechazado por pensar que tus tarifas eran caras o si has tenido la sensación de que pedías bastante menos de lo que deberías.

Fotografía: Businessman holding diagram with Scales in equal balance holding a clock left on the and money on the right (Shutterstock)

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

¿Harto de nunca saber que pasos dar?

Reserva ya tu sesión 1 a 1 «Claridad Total» y saldrás con un plan de acción cristalino para llegar a tus metas a 12 meses vista. Si vas en serio y valoras tu tiempo, esta sesión es para ti.

¿Harto de nunca saber que pasos dar?

Reserva ya tu sesión 1 a 1 «Claridad Total» y saldrás con un plan de acción cristalino para llegar a tus metas a 12 meses vista. Si vas en serio y valoras tu tiempo, esta sesión es para ti.

¿Te gustaría transformar tu talento en un negocio digital y conseguir tus primeros clientes en 60 días?