La Mega Guía para escribir comentarios que te abrirán las puertas de los bloggers más influyentes

Como escribir comentarios

Estoy seguro de que has escrito decenas (e incluso cientos) de comentarios durante tu vida como blogger.

En parte porque has leído muchos posts que te han llegado y que se lo merecían. Y en parte porque, seamos honestos, querías llamar la atención de un blogger y atraer su tráfico hacia tu blog.

No te culpo, yo también lo he hecho.

Los comentarios pueden ser una de las formas más simples y directas de atraer tráfico cualificado, comenzar una relación con un blogger y darte a conocer ante personas de tu nicho.

E incluso se pueden convertir en clientes e ingresos.

Para que te hagas una idea, a raíz de unos comentarios que dejé en cierto blog acabé escribiendo un guest post en él que a su vez me reportó un cliente de más de 5.000€.

Se podría decir que esos comentarios acabaron por abrirme la puerta a ganar 5.000€, ¿no?

Tras leer esto imagino que estarás pensando «qué fácil, solo tengo que dejar comentarios y empezar a ver entrar el tráfico, los emails y las visitas en mi blog».

Pues siento darte una mala noticia: no es tan fácil.

¿Por qué? Porque no es tan fácil escribir un comentario decente. Y porque me arriesgaría a decir que el 90% de las personas que comentan blogs no lo hacen bien e incluso algunos se perjudican con esos comentarios.

Pero como decía Bobby McFerrin en su famosa canción… don’t worry, be happy.

Te voy a explicar cómo escribir comentarios que te darán esa visibilidad y esa atención que tan importante es a largo plazo para tu blog.

Y lo haré basándome en la experiencia, porque en su día escribía más de 10 comentarios al día en diferentes blogs que me sirvieron para traer mucho tráfico, entablar amistad con bloggers que hoy considero buenos amigos y generar un buen pico de ingresos.

Let’s go.

¿Cuáles son los resultados de escribir bien (o mal) un comentario?

Antes de explicarte cómo escribir comentarios, vamos a ver qué pasa si lo haces todo mal o bien.

Imagínate esta situación.

Ya has superado la fase de como crear un blog, y estás perfilando tu estrategia de guest posting y has visto una gran oportunidad en el último post de ese blogger tan conocido. El post está muy bien, tienes un buen comentario preparado y crees que puede ser la puerta para comenzar una relación con él.

Si lo haces bien, puedes conseguir cosas como estas:

  1. Respuesta del blogger: no todos los bloggers responden comentarios y menos si son malos. Los clásicos Tu post es muy bueno, ¡enhorabuena! no suelen tener mucho éxito.
  2. Visitas a tu blog: el blogger, si no te conoce y cree que el comentario es interesante, visitará tu blog para ver quién eres. Y otros visitantes de este blogger también lo harán por curiosidad si el comentario les ha gustado.
  3. Seguidores en redes sociales: en algunos blogs te permiten incluir tu cuenta de Twitter, lo que te llevará a tener nuevos seguidores. Y, sobre todo, puede que acabes llamando la atención del blogger influyente y que también te siga.
  4. Propuesta de guest post: ¿has escrito una buena replica, añadido o respuesta al post del blogger? Quizás te invite directamente a escribirla de forma más ordenada y extensa en su propio blog. Todo el camino recorrido gracias a un solo comentario.
  5. Etc, etc.

Ya te he puesto el caramelito delante. Ahora voy a poner la nota amarga: ¿qué pasa si escribes un comentario desastroso?

  1. Puede que ni te lo aprueben: si escribes un comentario 100% spammer, cansino o que no aporta nada, puede que ni tan siquiera lo aprueben y que hayas perdido el tiempo. Hasta puede que un plugin tipo Akismet te lo rechace.
  2. Causar una mala primera impresión: si ese blogger no te conoce y tu comentario no le gusta, también visitará tu blog para ver quién eres. Pero, en este caso, lo hará para  recordar que eres el que dejó un comentario poco agradable o inútil. O directamente ni te recordará.
  3. Cerrarte las puertas a una posible colaboración: un mal comentario puede que cierre en banda a ese blogger y le haga pensar que no eres muy adecuado para colaborar con él. En vez de acercarte a tu objetivo de escribir un guest post, acabas de cerrar todas las puertas.

Bien, tenemos claro que un comentario, al fin y al cabo, es un riesgo. Puedes hacerlo bien y triunfar o puedes hacerlo mal y destrozar todas tus expectativas.

Sí, sé que en este momento puedo estar sonando un poco drástico.

«Javi, ¿en serio un comentario va a tener tanta influencia?»

Sí, te lo digo de buena mano. Conozco gente que se acuerda de comentaristas spammers, de los que dejan comentarios con muchos intereses ocultos o los típicos que solo dicen «sí, ¡todo está muy bien!».

Por otro lado, también recuerdan a sus comentaristas más habituales. Hay muchos casos de bloggers que incluso les dedican posts, los enlazan y comienzan a seguirlos activamente gracias a ellos.

Veamos cómo podemos formar parte del segundo grupo, ¿no?

Los 5 peores errores que puedes cometer al escribir un comentario

Ahora sí, como decía uno de mis profesores de secundaria, entremos en materia.

Para hacer algo bien, primero tienes que aprender a no hacerlo mal. Vamos a ver cuáles son los errores habituales de las personas que se equivocan al escribir comentarios.

#1 Estar obSEOsionado

En primer lugar, pido perdón por el juego de palabras. Soy de Cádiz y tengo que hacer una gracia de vez en cuando como buen gaditano, ¿no? 😀

Los obSEOsionados son una legión. Son esas personas que solo dejan el comentario para dejar el enlace con el anchor text perfecto a su nuevo artículo o a ese blog que acaban de crear.

Es fácil identificarlos porque intentan colar un enlace en el comentario, su nombre es una palabra clave e incluso enlazan directamente a un artículo en concreto.

Si llevas un tiempo en esto del blogging, son los primeros que detectas y borras.

Los comentarios no van a llevar tu blog a la primera página de Google, salvo que eso cambie en estos años. Sí, te pueden ayudar porque son enlaces no-follow que dan naturalidad a tu perfil de enlaces (jerga SEO off), pero no van a suponer una gran diferencia.

#2 No darte de alta en Gravatar o usar una foto desastrosa

¿Tan difícil es ir a Gravatar, añadir tu email y poner una foto decente?

No, la foto de un jugador de fútbol o de ese actor que tanto te gusta no vale. Al menos si quieres conectar con el blogger y que empiece a reconocerte.

Si tienes el típico miedo de exponerte en Internet con una foto, mal vamos. Es difícil que alguien confíe en ti para cualquier cosa si no eres capaz ni de ponerte una foto propia.

Tampoco vale la foto con el logo de tu empresa ni el de tu blog. Lo siento pero no. Salvo que tengas una caricatura tuya muy buena, que eso tiene un pase siempre y cuando sea una representación tuya.

Deja que todo el mundo pueda verte y no tengas miedo, ¡Internet no muerde!

#3 Añadir enlaces en tu comentario

Aunque lo he mencionado en el primer punto, creo que se merece uno bien detallado.

Salvo casos muy, muy puntuales, enlaces que encajen a la perfección o estén 100% relacionados con el post en cuestión y que tenga sentido añadir, lo normal es que un enlace en un comentario esté mal visto.

Suena como «eh, voy a dejar aquí un enlace para robar tráfico y ver si cae gente en mi blog aprovechándome del tráfico de este post».

Si lo haces lo más probable es que te borren el comentario o, como mínimo, te eliminen el enlace.

Hay una forma mucho mejor de hacerle ver al blogger en cuestión que tienes un post interesante sobre el tema e incluso conseguir que te lo enlace y comparta: mandarle un correo y decírselo.

Eso sí, tienes que hacerlo bien o vas a causar todavía una peor impresión.

#4 Escribir la Biblia en verso

Una de las mejores maneras de conseguir que alguien no se lea tu comentario es escribir algo larguísimo que le robe todavía más tiempo a ese blogger mega ocupado.

Con esto quiero decir que un comentario de 900 palabras no tiene por qué ser mejor que uno de 200. No te centres en hacerlos más largos para ocupar más espacio, sino en condensar toda su utilidad en el mínimo de palabras.

La única excepción a la regla es escribir un comentario largo que aporte muchísimo valor. Te pondré un ejemplo:

comentario_wordpress

El comentario de Dean Romero sigue más abajo. Tiene casi 650 palabras, pero aporta valor y su longitud tiene sentido.

Si vas a dejar un comentario tan bueno como ese, adelante: escribe 1.000 palabras y deja con la boca abierta al blogger y a sus lectores.

Pero si no vas a aportar gran cosa y al final vas a contarle tu vida a todo el mundo, recorta por favor.

#5 Formar parte del rebaño

Oh, sí, ¡el post es fantástico! ¡Enhorabuena! 

Sí, ¡beso los pies por donde pasas! ¡Soy tu mayor fan!

Estos comentarios que repiten lo que ya se ha dicho en el post o que simplemente vienen a decir que les ha encantado todo no aportan nada.

Al blogger en cuestión pueden animarle un poco, pero no harán nada más allá de ni contestarte o decirte ¡Gracias!. ¿Quién va a investigar tu blog a partir de un comentario así? ¿Cómo vas a llamar la atención si no aportas nada?

Para repetir lo que ya está, mejor comparte en Twitter o Facebook el post y menciona al autor. Es una muestra de agradecimiento mucho más útil que dejar un comentario de ese tipo.

La estructura perfecta para escribir un comentario

Bien, ya sabes todo lo que no tienes que hacer y cómo evitar escribir un comentario que no sirve para nada.

Ahora te voy a presentar la receta para cocinar un comentario que SÍ sirve para algo.

Ponte el delantal y vamos a cocinar.

#1 Esencia de saludo cordial

Si te encuentras a alguien por la calle, ¿qué es lo primero que le dices?

Hola.

Bien, pues piensa en un comentario como una primera conversación con alguien que te acabas de encontrar, porque al fin y al cabo lo que has hecho es leer un post que «te acabas de encontrar».

Es importante que en este saludo menciones al autor con su nombre. ¿Por qué? Porque de esta forma te aseguras de que sabe que lo conoces y que, al menos, ¡te sabes su nombre!

Puede parecer una chorrada, pero… ¿cuántas veces has recibido comentarios o emails del tipo «nos ha encantado vuestro post» cuando todo el mundo sabe que en tu blog solo estás tú?

En definitiva: empieza tu comentario saludando y mencionando el nombre del blogger.

comentario de saludo

#2 Una pizca de cumplido secreto

Sí, ya sé que dije que hacer un cumplido no era exactamente la mejor forma de dejar un comentario. Pero eso ocurre cuando tu comentario tan solo es un cumplido y nada más.

Sigue tu comentario con un cumplido sincero del tipo:

  • Me ha encantado este post y nunca había leído una opinión como esta sobre el tema…
  • ¡Impresionante! A pesar de ser más de 3.000 palabras lo he leído de un tirón y he bajado a la zona de comentarios directamente para…
  • Esta vez te has superado, de verdad…

Es una forma de subirle el ánimo a la persona que ha escrito el artículo y de comenzar con buen pie.

Si nada más ver a alguien te dice «oye, ¿que guapo vas no?», seguro que lo miras con mejor cara después. Pues aquí igual.

comentario cumplidos

#3 Una cucharada de valor añadido

Este es el punto central de tu comentario y donde vas a marcar la diferencia entre ser uno más o ser el comentarista estrella del artículo.

El valor añadido es cuando tu comentario, además de subir el ego del blogger, también le aporta valor añadido a él y al resto de personas que leen el post.

Con añadir valor me refiero a incluir información que sea interesante o que, como mínimo, sea divertida de leer. Una broma puede ser un buen comentario si sabes cómo hacerla.

¿Y cómo puedes añadir valor con un comentario?

  1. Preguntando algo con sentido: una pregunta, si es buena, comenzará una conversación entre el blogger y tú e incluso puede que se unan otros lectores a ella. Pero no vale cualquier pregunta, no, no, no. Tienes que preguntar sobre un punto en concreto que no se ha detallado en el post, sobre un ejemplo que has visto o incluso comentar sobre que has leído lo contrario a lo que dice el blogger y quieres saber su opinión sobre este otro punto de vista.
  2. Contando tu historia personal: si tienes una historia, caso práctico o algo personal relacionado con el artículo, ¡compártelo! Por ejemplo, si es un post sobre Facebook Ads y tú has descubierto la forma de conseguir reducir el coste por lead, simplemente dilo y compártelo en unas cuantas líneas.
  3. Añade un nuevo punto a la lista: si es un post de tipo lista, seguro que acaba con la clásica pregunta de «¿conocéis alguna forma/táctica/… de hacer esto que no he mencionado?» o algo así. Comparte algo que no se haya dicho y que sea interesante para añadir valor al artículo.
  4. Explica cómo has aplicado lo que dice el artículo: si es un post práctico y tú ya has aplicado todo lo que se dice en él, comparte tu experiencia con el blogger para que vea que lo que dice se hace y no solo se lee. Este sería un halago mucho mayor que decir «eh, ¡tu post mola!».

De esta parte dependerá que el blogger (y el resto) pase de ti o que pases a destacar en un mar de comentarios.

comentario de valor

#4 Marchando una de compartir

El último punto clave para ganarte al blogger es decirle que vas a compartir su contenido.

Da igual que sea en Twitter, en Facebook, por email, enviándolo por Whatsapp o lo que sea (aunque es mejor si él puede comprobarlo). Lo importante es el hecho de decirle «tu post es tan bueno que lo voy a compartir con todos los que conozco».

El hecho de compartirlo es más importante que el número de clics o visitas que le derives después al blogger. Tengas 40 followers en Twitter o 40.000 el gesto es el mismo y el agradecimiento de esa persona que se ha pasado horas escribiendo será mayor.

Eso sí, si no lo vas a compartir, no lo digas. Quedarás peor y estarás engañando al blogger.

comentario compartir

#5 El toque final de personalidad

Para darle el toque final a este comentario y cerrar la receta, solo necesitas una cosa que todos tenemos: personalidad.

En definitiva, solo necesitas ser tú mismo y demostrarlo en el comentario.

Si eres un poco «bruto» y en tu blog hablas poniendo insultos de vez en cuando, no los abandones en los comentarios.

Si siempre estás haciendo metáforas con la comida (yo soy un pesado con esto) utilízalas en tus comentarios.

Ya está. Solo tienes que ser tú y dejar que te conozcan un poco a través del comentario.

Y ahora, demuéstrame que has aprendido la lección…

Dejando un comentario que siga al pie de la letra todas estas pautas.

Además, quiero que me respondas a una pregunta (no me dirás que no te dejo fácil dejar un comentario): ¿qué es lo más importante que has conseguido gracias a un comentario?

Yo conseguí ganar dinero con mi blog, gracias a mis comentarios: capté a un cliente de más de 5.000€, propuestas de guest posts, propuestas de entrevistas y una visibilidad que me ha llevado hasta donde estoy ahora en parte gracias a esto. Todo aquello ayuda a los negocios online a transformarles en negocios mas rentables.

Y tú, ¿qué has conseguido?

Acerca del autor de esta entrada,

Javi Pastor - Editor Lifestyle Al Cuadrado

Acerca del autor de esta entrada,

Javi Pastor - Editor Lifestyle Al Cuadrado

¿Harto de nunca saber que pasos dar?

Reserva ya tu sesión 1 a 1 «Claridad Total» y saldrás con un plan de acción cristalino para llegar a tus metas a 12 meses vista. Si vas en serio y valoras tu tiempo, esta sesión es para ti.

¿Harto de nunca saber que pasos dar?

Reserva ya tu sesión 1 a 1 «Claridad Total» y saldrás con un plan de acción cristalino para llegar a tus metas a 12 meses vista. Si vas en serio y valoras tu tiempo, esta sesión es para ti.

¿Te gustaría transformar tu talento en un negocio digital y conseguir tus primeros clientes en 60 días?