Cómo superar el miedo al fracaso, darle un buen puñetazo a todas tus barreras mentales y tomar las riendas de tu vida

Superar miedo al fracaso

¿Sufres del miedo al fracaso? Te sientes paralizado de vez en cuando por este miedo. Pero a la vez, sientes una fuerza tremenda que te empuja hacia realizar tus metas o tus sueños. Tranquilo, nos pasa a todos.

Pero ¿por qué algunos son capaces de afrontar mejor sus miedos que otros?

Es lo que te propongo resolver en este post.

El miedo es una reacción natural

Así es.

El miedo es una reacción fisiológica que nos avisa de la eminencia de algún peligro.

Real o Imaginario.

En general, cuando es real, este miedo nos activa para huir y así salvar el pellejo.

También es necesario sentir algo de miedo para hacer cosas nuevas, como por ejemplo, el miedo mezclado con la excitación que sientes antes de subirte al escenario para hacer un actuación.

Sin esta fuerza motor positiva, nunca daríamos el primer paso para afrontar a una experiencia nueva.

Con lo cual, nunca podríamos superarnos, día tras día.

El problema ocurre cuando caemos presos de algún miedo y que esté miedo no nos deja proseguir nuestra vida.

Estos miedos contraproducentes, terminan formando parte de los obstáculos que nos impiden llegar a las metas que nos hemos propuesto.

Los miedos son múltiples

El miedo es capaz de tener varias formas.

Hay centenares de posibles manifestaciones del miedo:

  • Miedo al fracaso
  • Miedo al éxito
  • Miedo al aburrimiento
  • Síndrome del impostor
  • Perfeccionismo neurótico
  • Miedo al rechazo
  • Miedo al volar, a conducir, etc.
  • Miedo a hablar en público
  • Miedo a caer enfermo
  • Miedo a no ser amado
  • Miedo al vacío
  • Etc.

Y en ambos casos, el miedo tiene una función doble de alertarnos y activarnos.

Cuando funciona de forma normal.

Pero si se pasa la temperatura emocional de nuestra reacción a este miedo, enseguida empezamos a tener problemas reales en la vida: nos limitamos en algunas facetas de nuestra vida por nuestra incapacidad a racionalizar este medio.

Cómo dejar de tener miedo: un método probado para callarlos

En algunos segundos, te voy a presentar un método ad hoc para poder resolver el problema persistente que tienes con el miedo a fracasar.

Pero por ahora, quiero compartir contigo una metodología casi universal que te permite abordar tus miedos de la mejor forma posible.

Hay 5 pasos básicos:

  1. Anota tus miedos. Par tomar mayor consciencia de ellos, te recomiendo crear un listado con tus 10 miedos más terroríficos.
  2. Acéptalos. A todos y cada uno de ellos. Hacer el avestruz no te va a ayudar en resolver estos miedos. Aceptar su presencia en tu vida, sí.
  3. Comprométete. Decide que estás harto de estos miedos. Cuéntaselo a tus seres cercanos. Confiesa tu miedo y pídeles ayuda para que te ayuden a afrontar estos miedos
  4. Ponte en peligro. Afronta estos fantasmas. Si temes el rechazo, afróntalo durante 100 días, como lo hizo Jia Jiang. Su charla TED es indispensable.
  5. Repite hasta saciedad. El miedo no existe, solo está en tu mente. Basta con afrontar tus peores miedos durante el tiempo suficiente  para eliminar su carácter agudo y paralizante.

¿Qué es el fracaso para ti?

¿Ya te has topado con alguien que no ha fracasado nunca en su vida?

¿Sí?

Pues debe estar muerto desde hace tiempo, y tan solo ha dejado de fracasar cuando dejó de respirar oxígeno.

Si no fracasas nunca, no experimentas nunca.

Es aburrido.

Y en definitivo, no vives la vida.

Hay algo mágico con el fracaso.

Y es que depende de ti decidir cómo lidiar con él.

Hagamos un experimento.

Propón un reto muy complicado a 2 gemelos.

Ninguno de los 2 ha tenido la oportunidad de prepararse antes en su vida para afrontar este reto.

Los 2 lo intentan.

Los 2 fracasan.

  • Uno se pone enfermo durante 3 días, de la mala leche de no haberlo logrado. Y jura que nunca más intentará superar este reto estúpido.
  • El otro está contento, porque dio lo mejor de sí mismo. Y está dispuesto a intentarlo mañana mismo de nuevo.

Mismas personas, mismo ADN, misma cultura. En el mimo momento vital.

2 reacciones completamente distintas frente al fracaso.

Los fracasos te paran sólo si lo permites

Si no lo permites, fracasar es una fantástica herramienta de crecimiento personal.

Está en tus manos tomar esta decisión.

Y además somos todos iguales frente a las desilusiones.

Fracasar nos pasa a todos. Y a los famosos, los poderosos y los superlistos tanto como a ti…

Hasta las personas que podrías categorizar de ganadores natos fracasan:

  • Aún en el colegio, Michael Jordan fue descartado del equipo de baloncesto por su coach, por falta de habilidades (Menudo visionario, este coach). En su carrera, Jordan asumió, más que nadie, la responsabilidad del último tiro en el “Money Time”. Y las estadísticas nos revelan que fracasó más veces que consiguió dar la victoria a su equipo. Aún así, está considerado como el mejor jugador de baloncesto de la historia.
  • Warren Buffet, uno de los hombres más ricos del planeta, fue rechazado por la universidad de Harvard.
  • Steve Jobs, perdió el control de Apple y fue despedido de la empresa que creó y levantó hasta ser unas de las empresas mejor capitalizadas en bolsa.
  • Richard Branson, el dueño del imperio Virgin, no terminó el colegio y ni siquiera tiene el bachillerato.
  • Thomas Edison fracasó unas 10.000 veces antes de inventar la bombilla incandescente.
  • Etc.

Fracasa mucho, pronto y barato

Este es el secreto.

Multiplicar las experiencias y quedarte con lo que mejor funciona.

Por esta razón deberías buscar fracasar mucho (= tener muchas experiencias distintas), fracasar pronto (= no quedarte atrapado meses o años en una vía sin salida) y fracasar barato (= no arruinarte en el intento).

Este último consejo es especialmente útil si eres inventor o emprendedor, ¡hazme caso!

Así que, como puedes ver, no se trata de saber cuándo o cuántas veces vas a fracasar en tu vida o en el trabajo.

Sino mejor, qué vas a hacer con tus fracasos.

¿Y si fracasar era necesario…para luego triunfar?

Una pregunta perturbadora, ¿verdad?

Muchos de nosotros, por no decir todos, tenemos miedo, en alguna faceta de nuestra vida, en algún momento de nuestra vida.

Pero el miedo al fracaso es algo que te impide avanzar hacia tus sueños y tus metas. Te bloquea y te frustra.

Por esta razón, vamos a tratar de descifrar y crackear el código de este miedo paralizante al fracaso.

Para poder eliminarlo.

Las distintas caras del miedo al fracaso

Cuando sufres miedo al fracaso, puedes experimentar síntomas como:

  • La procrastinación: no querer experimentar cosas nuevas o acometer nuevos proyectos o retos. Quieres quedarte “seguro”.
  • El autosabotaje: no querer hacer el seguimiento de un proyecto porque temes el fracaso, es una forma efectiva de fracasar de verdad. Tus pensamientos te preparan a una salida negativa, y tus actos lo confirman.
  • Una baja autoestima: es una consecuencia del punto anterior, reforzada por pensamientos negativos cotidianos “No valgo para esto…”
  • El perfeccionismo. Es la otra cara del miedo al fracaso. Perderte en detalles irrelevantes, en bucle, para siempre retrasar el momento de la verdad. Y cuando por fin, llega este momento de la verdad, nunca estar satisfecho con lo que has hecho. Obsesionarte con lo que falta en vez de valorar los avances realizados.

Como puedes ver las consecuencias directas del miedo al fracaso son lastres muy serios que generan una discapacidad profunda en la vida de la gente.

Fracasar es una cuestión de perspectiva

Pero, lo realmente importante es cómo decides tomarte la experiencia del fracaso.

Porque para tener éxito hay que aceptar primero fracasar y hacer el ridículo.

Es el precio de cualquier aprendizaje. Son las 3 M’s:

  1. Primero haces las cosas mal. M de Malo
  2. Luego mejoras. M de Mejor
  3. Y si sigues 10 años practicando estas cosas, te transformas en un auténtico maestro. M de Magistral

Así que, visto así, podemos decir el fracaso y el éxito son las 2 caras de la misma moneda.

Como el fracaso es inevitable, lo realmente relevante es cómo decides tú, tomarte este aprendizaje.

La definición que cada uno da al fracaso es distinta. Depende de tus valores, tus creencias y tus experiencias previas:

  • O te castigas, y no refuerzas la iniciativa propia de tu avatar. Y te vas a perder muchas experiencias por no querer ponerte en peligro.
  • O te premias. Avalas tu valentía, aceptas que a veces se gana y otras se aprende. Esta actitud más benévola y beneficiosa hacia tu avatar te va a ayudar a experimentar y crecer mucho más rápido que los que se castigan injustamente.

Así que podríamos decir que fracasar – con su cohorte de pensamientos negativos – es una sencilla decisión.

Esta en tus manos cambiar la perspectiva que le das al fracaso.

Es tu decisión castigarte… o apoyarte.

Para seguir aprendiendo y experimentando.

¿Cuáles son las causas del miedo al fracaso?

El miedo al fracasa se origina en muchas distintas causas:

  • Tener padres hipercríticos o pocos comprensivos
  • Sufrir humillación en la escuela
  • Experimentar un evento traumático: un rechazo amoroso doloroso, una experiencia profesional dolorosa

Lo que empieza con una ligera aprehensión justo después de los primeros incidentes, puede transformarse en bloqueos profundos, años después.

Elegir hacer una introspección guiada por la mano de un profesional puede ayudarte a conocerte mucho mejor y darte las herramientas y técnicas claves para que puedas retomar tu vida con normalidad.

¿Cómo reconducir mi miedo a equivocarme en el trabajo?

El trabajo es una esfera donde fácilmente se puede sentir una presión de resultados aguda.

Especialmente, si trabajas en ventas, sabrás de la importancia clave del Mindset, o la mentalidad para afrontar tu miedo al fracaso.

Pero la presión de resultados nos afecta a todos, y hasta afirmaría que esta presión de resultados se ha agudizado en los últimos años.

¿Qué hacer en la esfera laboral, para salir mejor parado ante este miedo al error?

#1 – Blinda tu mentalidad contra el fracaso

El fracaso siempre está

Lo primero y lo más importante es darte cuenta de, que en todo lo que haces en la vida, siempre existe la posibilidad de que las cosas salgan mal.

Es por esta razón que aceptar este hecho – y aún así decidir avanzar, es demostrar mucha valentía.

“No Guts No Glory”, dicen los ingleses.

No hay gloria en un triunfo fácil.

Aceptar fracasar es vivir la vida de forma más completa y llena.

Sólo se aprende cuando fracasas

Mi segunda recomendación es que vayas sacando beneficios y aprendizajes de fracasos anteriores.

En general, si lo miras de forma retrospectiva, los momentos en los que has crecido como persona de forma sustancial suelen ocurrir en los momentos más complicados en tu vida: la pérdida de un trabajo, una separación o una enfermedad.

En ambos casos, puedes considerar estos eventos como fracasos.

Estos fracasos son aprendizajes.

Te terminarán transformando en una mejor versión de ti mismo.

Cambia el miedo al fracaso por el desafío de un reto

Es un cambio de chip superútil.

Siempre necesitamos algo de estrés para avanzar.

Si hay demasiado poco, no hacemos nada.

Si sufrimos demasiado estrés, nos paralizamos.

El miedo al fracaso te lleva directo a la parálisis.

“Tengo miedo de grabarme en vídeo con mi smartphone y publicarlo en Internet”

En cambio, el desafío de un reto nuevo nunca experimentado, crea esta dosis de excitación necesaria para experimentar algo nuevo por primera vez.

Cambia el miedo por la excitación para permitirte descubrir tus propios límites.

“Quiero ver si soy capaz de grabarme y publicar este vídeo en Internet”.

Desafío: es intelectualmente más motivador.

¡Inténtalo!

Se bondoso contigo mismo

Lo hemos visto antes, tu reacción frente a una experiencia fallida es la que determina cómo tu cerebro va a memorizar esta experiencia.

¿Qué opción te seduce más?

“He fracasado, no valgo para nada, para hacer esto, es mejor no hacer nada, porque he decepcionado a todos mis seres queridos”.

O

“Bueno, lo he dado todo, lo he intentado hasta el final. Debo reconocer que no lo he conseguido hoy, pero estoy contento con que he conseguido… y mañana mismo volveré a intentarlo, porque sólo es cuestión de tiempo para que lo logre”.

O destrozas tu autoestima o refuerzas tu espíritu de valentía.

Es una decisión.

Trátate mejor.

Y si tienes hijos, empieza a educarles desde la valentía y no desde el reproche…

Ok, te acabo de presentar 4 consejos para reforzar tu forma de abordar el fracaso.

Pero trabajar el mindset, no es suficiente.

Necesitas también calmar a tu hemisferio izquierdo, el analítico.

Veamos cómo…

#2 – Prepárate para lo peor

Te voy a presentar 4 técnicas probadas para calmar tu miedo al fracaso con la razón.

#1 – Analiza los posibles resultados

Haz una simulación de Montecarlo. Define:

  1. Un escenario muy favorable
  2. Un escenario bueno
  3. Un escenario neutro
  4. Un escenario malo
  5. Y un último escenario desastroso

El mero hecho de realizar estos ejercicios de anticipación te va a ayudar a rebajar el nivel de tensión porque estas tensiones nacen – y se exacerban – con el miedo a lo desconocido.

Si le plantas cara al futuro y analizas fríamente las opciones, te será más fácil de llegar a la toma de una decisión acertada.

#2 – Indaga en el peor escenario posible

Existe la posibilidad de que el peor escenario sea realmente horrible.

Por ejemplo, si te mueres.

Normalmente en el trabajo, no te vas a jugar la vida cada día laborable.

Bueno, algunos si, en las fuerzas especiales, por ejemplo. O los sanitarios, en una pandemia.

Te darás cuenta de que, en la enorme mayoría de los casos, el escenario peor es aceptable.

Piensa, por ejemplo, en invertir o no en un training. ¿Qué te puede pasar?

  1. Que todo vaya bien y que consigas beneficios implementando este training.
  2. Puedes recuperar tu inversión, a duras penas.
  3. O puedes perder el precio de la formación y llevarte unos buenos aprendizajes sobre ti mismo, si no consigues nada.

Si no te juegas la economía familiar con esta decisión de inversión, deberías tirar adelante y afrontar tu miedo a fracasar.

Porque el peor escenario no es tan malo.

#3 – Prepara un plan de contingencia

¿Qué pasaría si las cosas no saliesen bien?

Pues define un plan de contingencia:

  • ¿Qué esfuerzos extras estás dispuesto en hacer?
  • ¿Cuándo será el momento de tomar una decisión de salida?
  • ¿Qué planes B existen?
  • ¿Qué acciones tomar para activar el mejor plan B posible?

De nuevo estás racionalizando la toma de decisiones y así te aseguras no caer preso de tus emociones cuando te encuentres frente a decisiones difíciles.

#4 – Aprende a pensar de forma más positiva

Los pensamientos positivos ayudan a elevar tu autoestima y callar el impostor que siempre desea sabotearnos.

Estos pensamientos favorecen actos más atrevidos que nos suelen llevar a resultados nuevos que incrementan nuestra confianza en nosotros mismos.

Es un ciclo bondoso desde tus pensamientos hacia tu legado. Lo que creas en el mundo.

Unos pensamientos negativos, llevan a palabras llenas de miedos y escasez, que conducen directo a la parálisis y a la exigencia de una justicia inmediata…que un tercero debería darte en el acto.

Pero la realidad es siempre neutra.

Nadie vendrá a darte justicia porque tan sólo obtendrás lo que construyes con actos.

Así que sí, ahora que eres más consciente y que has hecho un ejercicio para razonar de forma más analítica, te toca completar el trabajo con unos pensamientos positivos.

Todo va a salir bien. Adelante con tu proyecto.

¿Cómo superar el miedo al fracasar en la vida?

Menuda pregunta, ¿verdad?

Pues me atrevo a darte por lo menos algunas pistas.

Cómo superar el miedo al fracaso, darle un buen puñetazo a todas tus barreras mentales

Descarga el audio

Esto presupone que vayas tomando las riendas de tu vida.

¿Cómo?

Decidiendo las cosas que quieres hacer en la vida, y marcando hitos intermedios para poder llegar a tus metas.

Sin rumbo y sin metas, estás seguro de no avanzar a ninguna parte. Es un hecho.

Para ayudarte en esta ruta hacia tu futuro, deberías trabajar visualizaciones y afirmaciones, cada día, para reforzar tu fuerza de voluntad y quizás acompañar el cambio de identidad que estás viviendo (Yo pasado versus Yo Futuro).

La visualización funciona, como lo demuestran a diario los deportistas de élite. Pero la gente que tiene miedo al fracaso puede terminar estos ejercicios de visualización poniendo el foco hacia todo lo que falta por hacer y dominar antes de poder llegar a las metas.

El perfeccionista neurótico se nutre de este miedo al fracasar para terminar de atacar tu autoestima.

El proceso para superar este problema es el siguiente:

  1. Tomar consciencia de estos pensamientos negativos
  2. Aceptarlos
  3. Reformularlos con afirmaciones positivas
  4. Y si, en efecto en el día a día tienes la sensación de enfrentarte a muros difíciles de superar, cambia tus objetivos por otros más pequeños.

Retarte está bien si no te desmotivas.

Lo que importa al principio es sobre todo el movimiento – ponerse en marcha, ejecutar acciones –, no tanto la velocidad o la calidad de la ejecución.

Tu cerebro se va a nutrir de estas pequeñas victorias, subiéndote la moral, y animándote de forma natural a asumir retos más grandes, poco a poco, a medida que tus niveles de confianza van subiendo.

¿Te sientes listo para afrontar tu miedo al fracaso?

Pues venga, te propongo una primera actividad para confirmarlo.

Te he preparado un training gratuito en el que te explico cómo transformar tu talento innato en un negocio online para poner el foco en tus propios sueños y no depender de decisiones de terceros para gestionar tu carrera profesional.

Ha llegado el momento de avanzar con tu sueño de emprender y en este training te cuento la hoja de ruta que te va a llevar a tus primeros clientes.

Es una ruta llena de retos y desafíos, en la que vas a poner en jaque tu miedo a fracasar.

Solo sabrás si eres capaz de lanzar y gestionar un negocio online, si lo intentas en serio.

Cualquier otra opción, significa que tus miedos habrán conseguido callar a tus sueños.

Nos vemos en el training, ¡valiente!

¿Quieres profundizar más sobre los miedos?

3 posts adicionales para ayudarte a superar tu miedo al fracaso:

  1. El experto mínimo viable o por qué eres un impostor cuando quieres vender en Internet sin ser un gurú
  2. Cómo tomar mejores decisiones, siempre útil cuando los miedos producen nieblas en nuestros pensamientos
  3. Cómo superar la trampa mental del «no tengo tiempo” y empezar a recuperar horas para convertir tus sueños en realidad

Fotografía: Child boxer (Shutterstock)

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

¿Harto de nunca saber que pasos dar?

Reserva ya tu sesión 1 a 1 «Claridad Total» y saldrás con un plan de acción cristalino para llegar a tus metas a 12 meses vista. Si vas en serio y valoras tu tiempo, esta sesión es para ti.

¿Harto de nunca saber que pasos dar?

Reserva ya tu sesión 1 a 1 «Claridad Total» y saldrás con un plan de acción cristalino para llegar a tus metas a 12 meses vista. Si vas en serio y valoras tu tiempo, esta sesión es para ti.

¿Te gustaría transformar tu talento en un negocio digital y conseguir tus primeros clientes en 60 días?