Todo lo que me hubiera gustado que me dijeran antes de lanzar mi primer producto digital en el mercado

lanzar mi primer producto digital en el mercado

Vas a lanzarlo.

Este año.

Seguro.

Tu primer infoproducto.

Hay muchas incógnitas sin resolver aún, pero tu decisión está tomada.

Este año lanzarás tu primer producto digital al mercado.

¡Sí o Sí!

¿Qué tal si te ayudo a clarificar ideas?

¿Y si te presento los tipos más comunes de productos digitales…y la infraestructura que vas a necesitar detrás para poder vender y entregarlos?

#1 – Productos digitales de descarga

Ejemplos de infoproductos:

  • Ebook
  • AudioBook
  • Serie de vídeos con un plan de estudio

Vender productos digitales

Infraestructura requerida: una página de venta, un botón de compra y un sistema de entrega del material una vez confirmada la compra.

  • Paypal te valdría para el cobro pero la entrega tendría que ser manual.
  • e-junkie es la referencia y mi herramienta de referencia. Es segura y hace el trabajo.
  • Gumroad la alternativa más sexy para mí en estos momentos. Pero los datos de conversiones no me convencieron. Y sí, las conversiones importan si se venden productos digitales.
  • No necesitas una tienda digital tipo Easy Digital Download, a menos que tengas como mínimo de 10 a 20 productos digitales a la venta.

Empieza ligero. Podrás acelerar más en el camino.

Para alojar tus videos:

Es una mala praxis alojar tus materiales en el mismo hosting que usas para tu web/blog.

Te arriesgas a problemas de rendimiento y en caso de problemas, habrás puesto todos los huevos en la misma cesta.

Yo trabajo con Amazon S3, para alojar mis materiales de forma segura y hacer streaming de vídeo (Cloudfront)

Dependencia temporal: No hay. Se puede comprar el producto digital 24*7*365 y consumirlo en el acto.

Nivel de interacción formador/alumno: Nulo. Los contactos suelen ser por temas administrativos (factura, devolución, recomendación, etc.).

Limitaciones

  1. No hay entorno de aprendizaje digital
  2. No hay seguimiento del avance de los alumnos
  3. No hay un zona de networking para los alumnos
  4. No hay formas de hacer un networking activo con el formador

Son productos “auto-ejecutables”, que el alumno podrá realizar en modo DIY sin el apoyo del formador/mentor.

Lo cual presupone que resuelven problemas muy concretos de complejidad baja para el target elegido.

#2 – Eventos en vivo:

No es tan fácil llenar una sala con 15 o 30 personas en una ciudad.

Lo es mucho más, encontrar a 15 o 30 personas de habla hispana, en el mundo, interesadas por este mismo tema que ibas a presentar en una formación presencial.

Ejemplos de infoproductos:

  • Webinar

Infraestructura requerida: una página de venta, un botón de compra y un sistema de entrega del material una vez confirmada la compra. (Ver la sección anterior para los proveedores de referencia)

Necesitarás también una plataforma para realizar el webinar. Lo cual lo hace más complejo de realizar que un producto digital de descarga.

  • La referencia es GoToWebinar. No es barata (99 US$ para 100 asistentes), no es infalible (funciona fatal con Linux, ahora ya algo mejor con Mac) pero es la herramienta que ofrece la mejor calidad.
  • Puedes probar con AnyMeeting o MeetingBurner (mejor), que tienen versiones gratuitas con publicidad visible para tus alumnos o muy limitadas (meeting burner limita a 10 asistentes y no puedes grabar la sesión). La calidad es, en general, inferior a la de GoToWebinar. Lo he probado, y lo he dejado.
  • La gran ventaja de estas herramientas es que te permiten grabar las sesiones en vivo. Ofrecer estos replays es un valor añadido importante, frente a una opción tradicional offline, que no suele grabarse.

Dependencia temporal: Sí. Un webinar es un evento, así que tiene una fecha.

Nivel de interacción formador/alumno: Bajo, en el directo, turno de pregunta. Por lo menos puedes plantear una pregunta.

Limitaciones

  1. No hay entorno de aprendizaje digital.
  2. No hay seguimiento del avance de  los alumnos.
  3. No hay un zona de networking para los alumnos.
  4. No hay formas de hacer un networking activo con el formador, ya que se trata de un evento suelto.

La ventaja del formato digital es que es fácil grabar la sesión y transformarla luego en un producto de descarga.

Una variante interesante: El taller virtual

Puedes ofrecer una serie de webinars que vas a dar al ritmo de un webinar a la semana.

Es un formato muy flexible y práctico para realizar talleres virtuales.

En este caso, puedes ofrecer un soporte por email a los asistentes durante  la duración del taller.

El nivel de interacción es mucho mayor, ya que en 4 o 6 semanas, con un soporte por email y varios webinars, puedes hacer un buen networking con los demás participantes y el formador.

#3 – Curso online DIY

Ejemplos de infoproductos:

  • Un micro-site de acceso restringido (usuario/contraseña) para los alumnos de tu curso.

Infraestructura requerida:

  • Un dominio, un sitio donde alojar la web de tu curso, un tema premium.  Puedes hacer milagros con WordPress, si das de alta manualmente a tus alumnos y usas un sencillo plugin como Member Access.
  • Una página de venta, un botón de compra y un sistema de alta la micro-site con los materiales una vez confirmada la compra.

La gestión de los vídeos puede complicarte la vida rápidamente.

Además el streaming vídeo es un quebradero de cabeza de cara a la compatibilidad con los distintos navegadores y dispositivo de acceso.

Que si HTML5, que si javascript.

De verdad sufrí mogollón con estos temas en mi último programa.

  • Apuesta mejor por un plan de Vimeo Pro (159€/año) y podrás controlar el player para que sólo se ejecute en tu web

Puedes hacer chapuzas con vídeos ocultos en YouTube, pero en la práctica, tus materiales no estarán restringidos

Dependencia temporal: A priori no. El curso online se puede hacer en modo DIY, y vender todo el año en modo 24*7*365.

Nivel de interacción formador/alumno: Medio. Puedes comentar debajo de cada vídeo y plantear dudas al formador por email/formulario web

Limitaciones

  1. No hay entorno de aprendizaje digital.
  2. No hay seguimiento del avance de  los alumnos.

Variantes: En vez de dejar acceso a todo el material de una vez – y habilitar que cada alumno vaya a su ritmo – puedes dar acceso poco a poco desde la fecha de alta del alumno, de forma automatizada.

Esta funcionalidad se llama “content dripping”, y la puedes encontrar por ejemplo en WishList Member que te permite también automatizar el alta al micro-site una vez completada el pago del curso.

¿No hay otras soluciones posibles?

Sí, un montón. No pretendo ser exhaustivo, es imposible haber trabajado con todos los productos del mercado.

Pero sí quiero descartarte 2 opciones:

  • No a Optimize Press 2.0: es un plugin que uso. Potente y complejo. Te permite hacer landing page muy sexy, páginas de venta, secuencia de lanzamiento y también sitios de membresía. OptimizePress es un monstruo y tiene bugs. Y el soporte es pésimo (lento y malo). Por esta razón he decidido dejar de trabajar con este plugin.
  • ¡Ójo con Udemy!: Udemy es muy cómodo para un formador porque ofrece en una versión online SaaS un entorno de aprendizaje inmejorable y fácil de usar. Pero si estás en Udemy, tendrás ventas no clientes. Y tendrás que dejar un 50% de tus ingresos a Udemy… o regalar tus clientes a Udemy al cambio de una comisión del 97%. Te animo a hacer un experimento, para ver qué tal. Pero no te quedes estancado en Udemy. Desde ya te invito a montar tu propio canal de distribución directo para tus productos digitales. Eres emprendedor. No te cases con nadie, ni trabajes para nadie. Es lo que Udemy quiere de ti.

#4 – Programas

Ejemplos de infoproductos:

  • Micro-site con vídeos  + gestión avanzada de usuarios, junto con comunidad o un foro y un seguimiento avanzado de los participantes

Infraestructura requerida:

  • La del curso DIY y…un foro o una red social privada (grupos en Facebook o comunidad en Google+ y un sistema para hacer webinar.

Como ves, el programa es de lejos el producto digital más complejo.

Dependencia temporal: ¡Sí! Un programa tiene fecha de inicio y de fin: sólo se puede comprar cuando hay una edición abierta. Es como un master o un curso especializado en una universidad o una escuela de negocio.

Nivel de interacción formador/alumno: Alto.

  • Puedes comentar debajo de cada vídeo y plantear dudas al formador por email/formulario web
  • Puedes participar en conversaciones en el foro o la red social privada
  • Puedes participar en los webinars
  • Suele ofrecerse también un soporte por email durante toda la duración del programa

Limitaciones

Para mí, aparte de ser un formato online, no hay limitaciones. Es un entorno de aprendizaje online muy completo.

#5 – Sitios de membresía

En un sitio de membresía, el usuario espera cada mes una contenidos de gran calidad, y además la posibilidad de hacer networking con los demás participantes

Ejemplos de infoproductos:

  • La del programa, optando por un foro más que por un grupo privado en una red social.

En resumen, es… ¡cómo montar un programa cada mes!

El reto es mantener el interés de los miembros para que no se vayan a los 3 meses, porque ya no perciben valor a la propuesta.

Infraestructura requerida:

  • un dominio, un sitio donde alojar la web de tu curso, un tema premium.  Te recomiendo trabajar con WishList Member desde el minuto 1.
  • una página de venta, un botón de compra y un sistema de alta la micro-site con los materiales una vez confirmada la compra.
  • Un foro interno, BBPress para una pequeña comunidad, Simple:Press si quieres algo más serio

Mantener un foro no es moco de pavo.

  • Es complejo a nivel técnico y hace dispararse el riesgo de hackeo.
  • Educar los usuarios a unas normas de buen uso del foro puede rápidamente llegar a ser cansino
  • Responder bien a todas las preguntas consume muchos H/días cada mes. ¡Hay que planificarlo bien!

Dependencia temporal:

A priori no. Un sitio de membresía puede venderse todo el año en modo 24*7*365

Obviamente, puedes decidir limitar los participantes y hacer un par de lanzamiento al año.

Nivel de interacción formador/alumno: Alto.

  • Puedes comentar debajo de cada vídeo y plantear dudas al formador por email/formulario web.
  • Puedes participar en conversaciones en el foro o la red social privada.
  • Puedes participar en los webinars.
  • Suele ofrecerse también un soporte por email durante toda la duración del programa.

Limitaciones

Para el usuario, no hay. Es muy cómodo pensar que durante un año podrá recibir soporte a sus dudas.

Para el creador del sitio de membresía.: prepárate a afrontar un reto muy grande.

No sólo a nivel de la producción de contenidos.

Si no también a nivel de la animación de esta comunidad.

El mejor amigo del producto digital es el servicio virtual

Sé muy bien que si a ti te llaman la atención los productos digitales, es porque buscas algo más de libertad financiera.

Por lo menos vender soluciones que no dependen de tu tiempo, de forma directa.

Y te entiendo.

Este es el camino.

Pero uno no puede pasar de un modelo de venta de servicios (una hora a una tarifa) a un modelo de venta de productos digitales DIY de la noche a la mañana.

No te tires una bala en el pie.

La mejor forma de generar ingresos online  es a través de la venta de servicios a personas.

A lo mejor vives de ello ahora.

Pues bien trata de ser realista en tus proyecciones de venta:

  • 15% de los ingresos en concepto de productos digitales el primer año
  • 50% a 3 años

¿Qué tipos de servicios puedes vender al salir de un producto digital?

Las prestaciones de tu producto digital se ofrecen por naturaleza al conjunto de los alumnos del producto digital.

Así que puedes ofrecer una sesión online individual a través de una página de venta, un botón de compra.

Una vez pagada la sesión, podrás planificarla:

  • 1 hora de Consulting: Para resolver una duda muy puntual.
  • Pack de 3 o 10 horas: Una serie de cuestiones técnicas muy concretas, que no se podrán solucionar en 1 hora.
  • Mentoring/Coaching: Si hay una duda de índole estratégico en el proyecto, vas a necesitar más tiempo para poder aportar valor a tu cliente. Te recomiendo pensar en un plan de mentoring de 12 semanas o más.

Franck, ¿Qué producto digital se vende mejor?

Depende.

Del proyecto, de la audiencia, de tu relación con esta audiencia, de lo que hayas intentado vender antes a esta audiencia.

No hay forma de responder a esto.

Pero si tienes una newsletter montada, por ejemplo con un autoresponder montado (un mini curso), lo más factible de vender en un producto de la parte alta de tu embudo.

Un embudo de venta teórico para un blog

La idea detrás del embudo de venta es la de acompañar a cada nuevo lector a seguir un camino de referencia para ir descubriendo poco a poco tus servicios de pago.

  • Blog (gratis)
  • Newsletter (gratis a cambio de tu email)
  • eBook  – 17€ a 37€
  • Curso online DIY – 97€
  • Programa – 297€
  • Mentoring – 997€ a 2.497€

Ves, como poco a poco, vas vendiendo soluciones de mayor valor añadido a tus seguidores. En contexto.

Obviamente, cada vez tienes menos personas que te terminan comprando los servicios de la parte baja de tu embudo.

Rebaja todas las fricciones de la primera compra

Imagínate a alguien que es suscriptor de tu newsletter desde hace 2 semanas.

Le has enviado 4 a 5 correos de contenidos, para consolidar tu autoridad y generar confianza.

Es factible ahora pedirle una primera compra.

Pero no se lo pongas difícil.

No le ofrezcas primero un producto caro, de la parte baja de tu embudo.

Ofrece mejor una primera compra razonable.

Barata.  Sin riesgo.

Déjale experimentar tus productos de pago de la parte alta de tu embudo.

  • Ofrece una garantía incondicional de devolución de dinero. Sin preguntas. De 30 o 60 días.
  • Ten un detalle. Un bonus híper-relevante para el producto comprado.

Tu pierdes, Ellos ganan

En líneas generales, la idea es ofrecerle algo muy por encima del precio marcado.

Quieres que vaya pensando: “Esto a este precio, es una ganga increíble”.

De esta forma vas creando clientes que van a querer repetir compra y más importante aún: Estás creando evangelistas de tu proyecto que van a hablar de él a todos sus conocidos una y otra vez.

Una jugada maestra, si piensas a largo plazo.

¿Con qué producto digital debería empezar?

Mi respuesta no varía nunca.

Con el producto que puedes tener en el mercado lo más rápido posible.

El más sencillo.

Un eBook.

Con una serie de extras.

Unas hojas de trabajo y/o hojas de cálculo. Quizás un par de audios.

Algo que no pese mucho y que no tenga la complejidad de tener que trabajar con vídeos.

Pero…

El 99,99 % de los expertos (entiéndase un formador offline) que conozco quieren ofrecer un formato de curso online DIY como primer producto.

Asumiendo un riesgo (o una inversión) innecesaria para una primera experiencia.

Y luego suelen tardar más de 6 meses en lanzar su primer producto digital.

Y suele ser un producto digital muy bonito… que no se vende bien.

No es el camino que te recomendaría.

Y además, si lanzar un curso online DIY, te olvidas de consolidar tu embudo de venta digital, lo cual les hará más complicado apalancar sus ventas más adelante.

Venga, ya has leído suficiente para toda esta semana. A lanzar este primer curso online. ¡Ya!

Si te ha gustado este post, guárdalo en tus favoritos, y ayúdame a que se propague como la pólvora en las redes sociales. ¡Gracias!

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

¿Harto de nunca saber que pasos dar?

Reserva ya tu sesión 1 a 1 «Claridad Total» y saldrás con un plan de acción cristalino para llegar a tus metas a 12 meses vista. Si vas en serio y valoras tu tiempo, esta sesión es para ti.

¿Harto de nunca saber que pasos dar?

Reserva ya tu sesión 1 a 1 «Claridad Total» y saldrás con un plan de acción cristalino para llegar a tus metas a 12 meses vista. Si vas en serio y valoras tu tiempo, esta sesión es para ti.

¿Te gustaría transformar tu talento en un negocio digital y conseguir tus primeros clientes en 60 días?