La prueba del triple 1000 o ¿Cómo confirmar si tienes un problema de resultados en tu blog en estos momentos?

La prueba del triple 1000

En estos últimos 10 años, he tenido la suerte de participar en el lanzamiento de centenares de proyectos digitales.

De todo tipo.

Para empresas grandes o para proyectos personales de una sola persona…que no son ni siquiera negocios aún.

La verdad es que aunque quizás te parezca muy duro, puedo identificar enseguida si un proyecto online va a ser un referente en su nicho, o no.

¿Cómo?

Con la prueba del triple 1.000

¿Qué es la prueba del triple 1.000?

Muy fácil.

Un blog no va a tener problemas en su nicho si logra los 3 hitos siguientes:

  • Hito nº1: 1.000 visitas el primer mes
  • Hito nº2: 1.000 suscriptores email en 6 meses
  • Hito nº3: 1.000€/mes en un año

De ahí el triple 1.000.

Si no logras estos números, en los tiempos marcados, puedes empezar a preocuparte. Algo está fallando en tu proyecto.

Aunque seguramente nadie te lo dirá.

El espejismo de la paciencia en los blogs

“Paciencia, ya sabes que montar un negocio es lento y online aún más…”

Y en efecto.

Sigues haciendo lo de siempre, y te encuentras 12 meses más adelante con que la situación apenas ha mejorado.

¿Te suena familiar?

Algo sí, ¿verdad?

Bueno, pues no te preocupes.

Por lo menos ya sabes que esperar a los lectores detrás de tu pantalla no te conduce a ninguna parte.

Y créeme, es una creencia muy cómoda difícil de romper.

¡Es tan placentero imaginarse como un blogger de éxito en tu casa, detrás de tu pantalla, sin salir nunca de tu zona de confort!

Y también sabes que tienes que hacer otras cosas.

Allá vamos.

Dinamitando puertas abiertas

¿Sabes por qué la mayoría de los bloggers no llegan a posicionar su blog en el mercado como desean?

No es porque no tienen tiempo.

Ni dinero.

Ni contactos.

No.

Sólo es porque están malgastando las pocas horas que tienen para desarrollar su proyecto online en actividades que les ocupan pero que NO impactan en sus resultados a corto plazo.

Vamos, procrastinan…¡ocupados!

El éxito consiste en ejecutar las tareas adecuadas en el momento adecuado

Pues sí.

Agendas una serie de tareas para una semana en tu calendario.

Eres serio y comprometido.

Ejecutas dichas tareas.

Lo haces semana a semana.

Y vas logrando resultados.

Así de fácil.

¿Cuál es el problema?

Si te equivocas de tareas en tu calendario, sólo estarás ocupado, pero no lograrás resultados.

El riesgo de abandono se dispara si esta situación dura desde hace varios meses.

No tienes ni puta idea de lo que tienes que hacer para conseguir resultados.

Y es completamente normal.

La mayoría de la gente que se lanza al blogging es novata.

Es decir es la primera vez que monta una plataforma digital.

Si es tu caso,  entonces es normal que no sepas qué pasos tienes que dar para desarrollar tu plataforma a un ritmo que te va a permitir mantener la motivación bien alta.

¿Cómo se motiva a un blogger?

Con visitas frescas.

Con un tráfico creciente.

Más visitas cada mes.

Éstas son las señales que esperas como blogger para redoblar tus esfuerzos.

Pero prefieres jugar con plugins, cambiar de temas o extasiarte en Google Analytics sobre las posibilidades de la herramienta, aunque en la actualidad tan sólo tienes 7 visitas al día.

Y luego está el SEO.

¡Ostras, no puedo lanzar mi blog si no está optimizado aún!

Dicho de otro modo: prefieres vaguear de flor en flor como una mariposa, sin hacer lo que tendrías que hacer:

  1. Escribir grandes contenidos
  2. Hacer que personas influyentes en tu nicho hablen de ellos

El extraño caso del ser humano perdido en la nube

Cuando estás perdido en la vida real, normalmente tienes 2 opciones:

  • Los chicos consultamos a un mapa
  • Las chicas prefieren preguntar

Sea cual sea el método, acudes a algo/alguien para guiarte.

Por alguna extraña razón, en Internet la gente actúa de forma distinta:

  • Se hace una búsqueda en Google
  • Se visitan de una a tres de las 10 páginas que el buscador te ha enseñado.
  • Y uno empieza a leer como un poseso
  • A lo sumo, se lee también los comentarios de la entrada
  • A lo loco, se deja un comentario para compartir una duda
  • A la hora, tienen otra pregunta intranscendental y vuelven a preguntar a Google

No buscas un mapa que te daría una visión global del entorno en el que te mueves para darte una indicación sobre la dirección a seguir.

No te paras a pensar en lo que es realmente importante para ti en estos momentos.

Ni en tus peores sueños digitales piensas en preguntar algo a un ser humano.

¿Preguntar a una persona?

Qué cosa tan cutre.

Es algo de otro siglo.

¿Por qué confías el futuro de tu negocio a un niño caprichoso que apenas tiene 8 años de edad mental?

Más o menos es la edad de Google, en su equivalente de inteligencia artificial.

En Google acaban de cargarse a la autoría porque no saben asociar contenidos a personas reales. En Googleplex tienen la batalla perdida contra los spammers.

Pero tú prefieres buscar en Google.

Y leer.

Durante horas y horas.

Durante semanas y meses.

A modo de substituto de formación.

Y terminas intoxicado.

Más perdido que al empezar.

Paralizado por las millones de opciones que existen.

La solución es muy fácil: dejar de leer tonterías en Google.

El gran problema de la formación informal en los blogs

Hay millones de blogs.

Y también hay millones de consejos para bloggers.

¿El problema?

La mayoría de los consejos de blogging que se comparten es para novatos

El 99% de lo que se comparte es para bloggers que no buscan sacar ningún provecho económico a su blog.

Cosas rápidas.

Sencillas.

Algo como un poco de maquillaje.

Pero el maquillaje no basta para crear una belleza de concurso  (entiéndase construir un blog que sostiene un micro-negocio)

Cada uno opina y generaliza

Una experiencia se puede compartir.

¡Cómo no!

Pero de ahí a transformarlo en un método para explicar a la gente cómo lograr esto o aquello

Pues hay un paso de gigante que muchos cruzan sin pensárselo dos veces.

Tiendo a pensar que un puericultor tiene más experiencia sobre la salud de los niños que una madre con 2 hijos.

Cuestión de formación.

Y sobre todo de práctica.

El puericultor ve a decenas de niños al día.

Esa mamá sólo ve a 2 niños. Y además, son los suyos.

La verdad es que lo que ha funcionado en tu caso no siempre funciona en otro.

Eso sí, opinar está en el ADN del ser humano.

Otra cosa distinta es hacer caso a estas opiniones.

Todos repiten lo mismo. Muchos lo copian sin más de blogs americanos.

Todos te dicen de poner Adsense en tu blog para ganar dinero, cuando es el peor consejo que puedes dar a un blogger que quiere apostar por su blog en serio.

Es el consejo más popular en la blogosfera.

Y es una basura.

Te animo a buscar por lo menos a unos bloggers congruentes.

No soy el único en hacerlo en español.

Conozco a decenas de bloggers españoles en todos los nichos, que comparten sus vivencias de forma honesta y transparente.

Te hablan de cosas que han vivido.

Te hablan de lo que hacen durante 8 horas al día. A veces desde hace años.

Y cuando no saben, pues te lo dicen.

En muchos casos, estos bloggers se posicionan para ayudarte a sobrepasar hitos o etapas que ellos mismos han superado con éxito.

Y sus clientes/testimonios así lo confirman.

Ellos te pueden ayudar.

Los demás son pseudo-periodistas  que sólo buscan escribir un post de 500 palabras en menos de veinte minutos.

Otro modelo de negocio.

La publicidad es una lástima para la red.

Es como una bolsa de polución de plástico en la mitad del océano Pacífico.

Una basura de usar y tirar que se acumula en un lado y va pudriendo la red.

Una bomba de relojería.

Una vez más, tu única arma es tu propio criterio.

Hay miles de fantoches en la red. Muchos en busca de una comisión de venta rápida.

Afirman cosas que no han logrado.

Te venden el sueño de una vida mejor en 7 días.

Te ofrecen un sistema o una fórmula milagrosa que funciona, para todos.

Ojo con estos Walking Deads.

Si te muerden, te conviertes.

No hay atajos en Internet.

Como novato, no tienes criterios para filtrar lo que aplica y lo que no, en tu propio caso.

Los consejos que encuentras en la red son como mantras que se repiten

  • Haz SEO
  • Usa WordPress
  • Escribe todos los días
  • Pon Adsense para rentabilizar tu blog

No es que lo que se diga esté bien o mal.

Sólo es que puede funcionar en un caso concreto y en un tipo de proyectos concretos.

No hay nada peor que querer curar una gripe con una vacuna contra la hepatitis.

O peor aún: tomar medicinas cuando estás sano.

No sueles jugar con tu salud y acudes al médico, ¿verdad?

¿Por qué no lo haces con tu negocio y pides ayuda?

Los blogs son la peor plataforma imaginable para formar a las personas

¿Por qué?

Porque un blog es una colección de post-its sin relación el uno con el otro.

Y porque llegas desde Google directo a una página, que va a hablarte de un tema muy específico, sin mencionar ni la etapa anterior ni la posterior.

Te falta contexto.

No hay cronología en la información que se entrega.

Lo cual puede llegar a varias consecuencias nefastas:

  • Te falta información para completar tu propósito y te bloqueas o te la inventas
  • Intentas aplicar una táctica antes de haber completado otra etapa importante – porque eso no se menciona en el post que has leído
  • Completas los datos que te faltan con otras lecturas y creas un Frankenstein

En ambos casos, vas a estar ocupado unas cuantas horas con una probabilidad casi nula de obtener resultados.

El DIY tampoco es una panacea

Amo el DIY (Do It Yourself).

De verdad.

Internet nos ha cambiado la vida a todos.

Es una gran suerte poder estar conectado con millones de personas en red y compartir conocimientos y vivencias.

Desde que tengo un jardín, busco consejos en YouTube para cuidar mi hibisco.

Hace 15 años, estas posibilidades no existían en la vida.

Pero mi hibisco no es algo no trascendental en mi vida.

Tan sólo busco a una indicación rápida.

Puede que consideres tu blog como mi hibisco. Y en este caso, te animo a seguir vagueando en la red.

Si vas en serio, no te puedes satisfacer de estos aperitivos.

El DIY no vale para todo

El DIY no siempre es la solución a tus problemas.

Yo no pondría en peligro el futuro de mi negocio después de haber leído un post en Internet.

Me apuntaría a una formación o un seminario.

O mejor, acudiría a un mentor.

Al mejor.

El DIY cuesta dinero

Tampoco es lo más barato.

El DIY presupone aprendizaje.

Es un ogro que consume mucho tiempo.

Tus horas valen dinero. Empieza a calcularlo.

Y aunque sea un camino enriquecedor, es también un camino arriesgado.

Lo que vale es el DIY acompañado

Intento explicarte que bloguear es algo serio.

Complicado.

Necesitas a alguien que te guíe y te acompañe.

Alguien que te centre o te re-centre en las cosas importantes en tu proyecto.

Y junto con esta persona, formarte.

  • Para aprender mejor.
  • Para ir más rápido.
  • Para sufrir menos

No se trata de meter a un consultor crónico en tu proyecto. Un piojo del que no podrás deshacerte.

No.

Tu formación tiene fecha de inicio y fin.

El objetivo es el de volar en solitario.

Seguro.

No morirte en el intento de volar en modo DIY, después de haber leído un post dudoso en Internet.

Ahora abro el confesionario

Sip!

Ya era hora ¿verdad?

¿Has superado la prueba del triple 1000?

Identifica al menos una actividad que te consume mucho tiempo y que sabes que no impacta tus resultados  a corto plazo.

Te escucho.

Afrontar la realidad es también el primer paso para superar estas dificultades.

Anímate a compartir tu propia experiencia. No estás solo.

Mañana te hablaré de cómo el aprendizaje ha cambiado en los últimos años.

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

¿Harto de nunca saber que pasos dar?

Reserva ya tu sesión 1 a 1 «Claridad Total» y saldrás con un plan de acción cristalino para llegar a tus metas a 12 meses vista. Si vas en serio y valoras tu tiempo, esta sesión es para ti.

¿Harto de nunca saber que pasos dar?

Reserva ya tu sesión 1 a 1 «Claridad Total» y saldrás con un plan de acción cristalino para llegar a tus metas a 12 meses vista. Si vas en serio y valoras tu tiempo, esta sesión es para ti.

¿Te gustaría transformar tu talento en un negocio digital y conseguir tus primeros clientes en 60 días?