Descubre el increíble secreto para transformar ideas de microemprendimiento en micronegocios rentables

ideas de microemprendimiento en micronegocios rentables

Éste es un post invitado de Leticia del Corral

Varios estudios demuestran la relación directa y positiva entre la dedicación de tiempo a crear una estrategia y el éxito de tu negocio.

Esto es aún más directo en un micronegocio online en solitario donde la falta de estrategia no sólo te puede llevar a fracasar y perder un año de tu vida sino también a montar un negocio inviable para ti y tus objetivos de libertad y estilo de vida que buscabas en un primer momento.

Una estrategia de negocio o un modelo de negocio crean el mapa que tienes que seguir para cumplir tus objetivos tanto personales como empresariales.

Si te equivocas en este mapa, o lo que es peor, si ni si quiera tienes uno lo más probable es que pierdas tiempo, dinero e ilusión porque lo malo de la estrategia es que no te das cuenta de que te has equivocado hasta varios meses o incluso años después.

Pero no tienes por qué tener miedo. No es tan complicado.

Déjame guiarte.

El proceso de transformación de  ideas de microemprendimiento en micronegocios rentables

Hay 7 pistas que te dejarán claro si tienes ese mapa bien diseñado y si lo estás poniendo bien en marcha.

#1 – Sin metas no hay estrategia

La estrategia o el modelo de negocio es el mapa que te lleva a tu destino. La forma más fácil de saber que no tienes estrategia para tu microemprendimiento es que no tengas claro tu destino. Si  no tienes objetivo o si este objetivo no cumple las siglas METAS (medible, específico, definido en el tiempo, asequible y sostenible) no tienes estrategia. No te hace falta leer el resto de pistas. Aquí se acaba todo.

#2 – No has encontrado tu punto dulce

Cuando creas un emprendimeinto de estilo de vida o emprendes a medida es vital hacerlo desde nuestro punto dulce.  El punto dulce es una expresión yanqui que se refiere a (quédate con la que más te gusta):

  • Tu pasión
  • Tu vocación
  • Eso único que tú tienes para aportar al mundo

Para mí, y es lo que trabajo con mis clientes, este punto se encuentra en la intersección de aquellos conocimientos favoritos donde podemos poner en práctica la mayor cantidad de fortalezas que poseemos. Es decir, los pasos serian:

  1. Averigua tus fortalezas
  2. Lista todos tus conocimientos favoritos
  3. Reduce la lista de conocimientos favoritos a aquellos donde puedes poner en práctica mayor número de fortalezas. Y, ¡Voilà¡ tienes tu punto dulce

En muchas ocasiones este punto dulce no es claro a primera vista y hay que trabajarlo, pero siempre encuentras un mercado para esa combinación de conocimientos y fortalezas.

#3 – No tienes claro a tu cliente ideal

Ésta es otra de las pistas principales para saber que no tienes estrategia para tu microemprendimiento o la que tienes no sirve. Si acabas de montar un micronegocio  y:

  1. Tienes más de un nicho o segmento: es decir, sirves a más de un tipo de persona
  2. No tienes diseñado tu arquetipo de cliente: un cliente tipo ideal con nombre, foto, datos socioeconómicos, principales problemas, motivadores…

Si te ocurre cualquiera de estas dos cosas es que tu estrategia no está bien definida.

#4 – Te defines por tu sector y no por lo que te diferencia

Si te preguntan a qué te dedicas y respondes con un escueto: “coach personal” o “consultor de marketing online”   o “diseñadora de joyas” sin más es porque no tienes clara tu propuesta de valor y esto es un fallo garrafal ya que en esta nueva economía ya no compites con los productos o servicios del de al lado, sino con su propuesta de valor.

Y¿qué es una propuesta de valor? tu propuesta de valor es una promesa de lo que un cliente experimentará cuando compre, consuma… tus productos o servicios e incluye:

  • Tu cliente ideal: a quién ayudas
  • Beneficio principal: qué beneficio principal obtiene tu cliente de tus servicios o productos (por favor, NADA DE CARACTERÍSTICAS, B-E-N-E-F-I-C-I-O-S)
  • Cómo lo haces: aquí sí que puedes hablar de tu mercado
  • Tu misión: esta parte no es obligatoria y los super gurús de estos temas no la incluyen pero a mí me ha dado siempre muy buen resultado incluir ese propósito superior que te guía a ayudar a esas personas (y no a otras) o conseguir ese beneficio. Esto, te humaniza, inspira y hace que conectes a un nivel superior con tus clientes y lectores.

Si  no tienes clara tu propuesta de valor, ya estás tardando porque, parafraseando al gran Alfonso Alcántara “si no tienes propuesta de valor eres un sintecho estratégico”

#5 – El esfuerzo no sustituye la falta de estrategia

Muchos pensamos que con esfuerzo todo se consigue, pero el esfuerzo sin estrategia es como el famoso anuncio de llantas “potencia sin control” y sólo te llevará a estrellarte más rápido y más fuerte.

#6 – La suerte se crea

La suerte no existe, la suerte se crea y una forma de crear suerte es definir claramente un mapa para llegar a nuestros objetivos y no desviarnos, a menos que veamos señales claras de que nos hemos equivocado de camino.

Porque Baby, el éxito no es cuestión de suerte: es cuestión de estrategia.

#7 – El estratega cagado

Ésta es la que más rabia me da. Es cuando tienes clara tu estrategia, sabes lo que tienes que hacer y en qué te tienes que enfocar para llegar a tu destino pero no lo haces porque toda estrategia bien implementada requiere cerrar otros caminos y oportunidades, enfocarte en tus metas, decir no a fuentes de ingresos, a posibles clientes…y eso da mucho miedo, así que prefieres navegar en un mar de ambigüedades para no perder ninguna opción, para finalmente darte cuenta de que las ha perdido todas.

¿Qué pasa si no tienes estrategia para tu microemprendimeinto?

Si acabas de descubrir que no tienes estrategia, no te preocupes  porque estás a tiempo de diseñar una.

Las claves:

  • Fórmate. El problema de formarse en estrategia es que casi todos los grandes tratados de estrategia están pensados para multinacionales y es difícil extrapolar las herramientas que te explican. Una buena opción es el libro de Rafael Martínez Alonso o el famosísimo generación de modelos de negocio de Osterwalde.
  • Conócete: descubre tus valores, fortalezas, pasiones y ponlas al servicio de tu empresa. Averigua qué quieres realmente conseguir, qué te hace feliz, con qué sueñas.
  • Busca un consultor estratégico: ten en cuenta que la estrategia es como el carnet de conducir, sólo hay que definirlo una vez en la vida de tu empresa y luego ir implementando pequeños cambios según veamos que evoluciona nuestro mercado, cliente….¿No vale la pena invertir en ahorrarte tiempo perdido?

Y ahora, cuéntame ¿estás emprendiendo estratégicamente o acabas de descubrir que no?

Acerca del autor de esta entrada,

Leticia del Corral

Acerca del autor de esta entrada,

Leticia del Corral

¿Harto de nunca saber que pasos dar?

Reserva ya tu sesión 1 a 1 «Claridad Total» y saldrás con un plan de acción cristalino para llegar a tus metas a 12 meses vista. Si vas en serio y valoras tu tiempo, esta sesión es para ti.

¿Harto de nunca saber que pasos dar?

Reserva ya tu sesión 1 a 1 «Claridad Total» y saldrás con un plan de acción cristalino para llegar a tus metas a 12 meses vista. Si vas en serio y valoras tu tiempo, esta sesión es para ti.

¿Te gustaría transformar tu talento en un negocio digital y conseguir tus primeros clientes en 60 días?