Aprender a decir no a un trabajo es el primer paso hacia una mejor vida profesional

No conozco nada más difícil en el mundo para un Freelance que decir no a un trabajo…por vez primera.

¡Dios que horror! Rechazar un cliente, negarse a cobrar un  buen dinero, con lo que cuesta hacerse con un proyecto en este contexto de crisis permanente. Vamos una locura.

No obstante, yo soy de los que creen que de vez en cuando, hay que aprender a decir que no, ya que para alguien que trabaja en solitario, rechazar proyectos malos es un tema de supervivencia.

Antes de seguir más  adelante me dirás tú, ¿Qué es un proyecto malo? Buena pregunta, vamos a tratar de responderla

Coste de oportunidad

Es importante una vez que hayas definido cuál es tu misión y tus objetivos, tratar de no salir de ella casi nunca porque cada vez que sales del camino que te has trazado, estás retrasando tu llegada al destino que te has marcado y esto es una forma de perder el foco que tenías puesto en ser uno de los mejores en tu mercado. Esto se llama el coste de oportunidad. En caso de un solo-negocio, cualquiera cosa que haces es otra cosa que no podrás hacer, ya que no te puedes apoyar en nadie (me refiero a empleados) para poder llevar a cabo todas las actividades que requiere tu negocio en cotidiano.

El enfoque y la super especialización como armas diferenciadoras

Si te dedicas a diseñar logos, si realmente esto es lo tuyo, en este caso no debieras perder el tiempo en diseñar folletos publicitarios o páginas web porque todo el valor que puede conllevar tu actividad está alrededor del diseño de un logo.

Si tienes un blog donde solamente hablas de diseño de logos, es más que probable que rápidamente vayas a conseguir una visibilidad muy buena en el mercado como experto en el tema de logos y a partir de ahí, de forma natural, vas a congregar a toda la gente que tiene una necesidad alrededor de un logo.

Es bueno decir que no a un proyecto que no sirve a los procesos que has decidido seguir en tu posicionamiento como experto, porque tienes criterios muy claros para rechazarlo. Yo creo que esto es muy bueno, que hay que utilizarlos y luego te darás cuenta que llegará un momento en que empiezas a ser tan bueno en lo tuyo que, de forma automática, el poder del boca a boca, de las recomendaciones que te van a hacer tus clientes a sus conocidos, va a ser tan caluroso, tan estupendo, que vas a conseguir ofertas de nuevos trabajos que si abres un nuevo frente.

Si trabajas solo, aceptar un proyecto que se sale de tu misión estratégica no es una forma de diversificación, es más bien un error y una congelación del proyecto que tenias en marcha. A vces 3 o 6 meses de diferencias para llegar al mercado marcan la diferencia entre un gran éxito empresarial y un nuevo fracaso empresarial. No hay nada peor en este mundo que llegar en segunda página de resultados de Google.

Si sabes cuál es tu papel en tu proyecto empresarial, es fácil decir que no

Puedes llegar a ser el mejor diseñador de zapatos hechos, por ejemplo, con algodón. Parece una cosa un poco rara, pero siempre y cuando dediques algún tiempo a estudiar todas las posibilidades que puedes tener de utilizar este material para hacer zapatos (habría que estudiar o explorar vías distintas: colores, innovación tecnológica, distintas formas de tejer el algodón para hace que sea más sólido, etc.)

Un montón de cosas que ocurren porque te has marcado un objetivo claro que es ser “especialista en zapatos de algodón”. Por supuesto, quizás no sea el mejor ejemplo que pude haber elegido porque no soy un especialista ni en zapatos ni en algodón, pero sí queda bastante claro que si eres especialista y a ti te proponen diseñar zapatos para una fabrica en China que sean de plástico, esto no cuadra con tu estrategia y debieras rechazarlo…

Cuando tu estás trabajando como un artesano y de repente te proponen un proyecto industrial basado en un material que no tiene nada que ver con lo que tu conoces bien, aunque sea buen dinero yo creo que deberías tener la fuerza suficiente de rechazar este proyecto. Y siguiendo esta línea de trabajo dentro del artesanato y siguiendo con tus ideas, puede que llegues a ser tan bueno que algún día te inviten, por ejemplo, a una pasarela de moda como Artista Innovador en este sector.

Decir no a un trabajo, es demostrar visión

Es bueno para ti porque te permite centrarte en tus cosas y decir que no es bueno para el futuro de tu negocio, porque normalmente hace que cada día que pasa sumes más horas en lo tuyo, en el nicho donde has decido especializarte, con lo que lo cual te hace mejor, te hará destacar de cara a tus competidores y cuando uno destaca de cara a la competencia, lo primero que debe hacer es subir sus tarifas.

A veces hay que pensar como un jugador de ajedrez. No te interesa comer al caballo de tu oponente cuando puedes tenerlo mate en 5 golpes. Decir no de vez en cuando es confirmarte a ti mismo que la estrategia empresarial que has dibujado es la única ganadora. Tu mercado te lo irá confirmando.

Foto cortesia de Nathan O’Nions

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

¿Harto de nunca saber que pasos dar?

Reserva ya tu sesión 1 a 1 «Claridad Total» y saldrás con un plan de acción cristalino para llegar a tus metas a 12 meses vista. Si vas en serio y valoras tu tiempo, esta sesión es para ti.

¿Harto de nunca saber que pasos dar?

Reserva ya tu sesión 1 a 1 «Claridad Total» y saldrás con un plan de acción cristalino para llegar a tus metas a 12 meses vista. Si vas en serio y valoras tu tiempo, esta sesión es para ti.

¿Te gustaría transformar tu talento en un negocio digital y conseguir tus primeros clientes en 60 días?