¿Cómo lograr la motivación personal correcta para dedicar el suficiente tiempo a escribir para tu blog?

Cómo motivarse para escribir

Una pregunta verdaderamente interesante.

Y antes de entrar en el detalle de la respuesta, quiero dejar bien claro que para mantener un blog, en efecto, hay que estar motivado y en efecto tendrás que escribir.

Más que escribir mucho.

Escribir bien.

Y los buenos posts no llegan en cigüeñas desde Paris.

Hay que idearlos, dejarles madurar y pulirlos con mucho mimo y cariño.

O lo que es lo mismo, con muchas horas  de trabajo.

WordPress no se nutre de plugins sino que se nutre de artículos

Quizás la gente tiene una percepción bastante errónea de lo que es el día a día de la gestión de un blog. Piensan que son tareas esencialmente técnicas cuando la base de todo es la producción de artículos.

Todo es cuestión de prioridades y expectativas realistas

Cuando decides montar un blog debes tener muy claro que escribir bien es realmente un trabajo.

Tienes que tomarte las cosas en serio y también asumir que escribir buenos artículos consume tiempo y para esto es muy importante tener expectativas justas.

Yo creo que no es el caso. Prueba es que 9 de cada 10 blogs, normalmente, terminan abandonados antes de terminar el primer año de su vida.

Es fundamental que tu actividad como blogger figure dentro de las 2 o 3 máximas prioridades que puedes tener en tu vida en estos momentos.

  1. Prioridad nº1: Tu familia
  2. Prioridad nº2: Tu trabajo
  3. Prioridad nº3: Tu blog

El blogging es una actividad frustrante

Si piensas que se trata de poco trabajo y que vas a conseguir un éxito muy rápido, mucho me temo que tu despertar del Reality Check del mercado va a ser muy duro.

El blogging es todo lo contrario.

Es todo muy lento y lo veo como una actividad muy segura pero rápida, desde luego. que no es.

Es más fácil de escribir si tu nicho resuena dentro de tu ser

Segundo punto fundamental que tiene que ver con tu motivación para escribir es la selección de tu propio nicho.

No existe de por sí un nicho perfecto sino que existe el nicho perfecto para ti.

Entonces, ¿qué es un nicho perfecto para una persona?

Sabiendo que la base de todo es la producción de artículos, te recomendaría meterte en una temática que dominas porque quizás forma parte de tu trabajo o porque es una afición tuya desde hace 10, 15 o 20 años; o porque es realmente algo que te hace disfrutar.

Escribir con la necesidad de documentarte para cada uno de los posts que escribes es una tarea de titán.

Escribir sobre cosas que dominas y para compartir experiencias que vives cada semana es mucho más ameno. Hasta divertido.

Como ves, todo sale de una buena elección de tu nicho.

¿Cómo saber si te has equivocado de nicho?

Si no sabes sobre qué escribir, tienes un problema con la temática de tu blog.

Si cualquier post de 500 palabras te cuesta 10 horas de trabajo (9 de procrastinación y una de escritura), tienes un problema con la temática de tu blog.

Si no sabes las respuestas a las preguntas que te plantean tus lectores, tienes un problema con la temática de tu blog.

No elijas tu nicho utilizando como único criterio el potencial económico del nicho.

Es la mejor forma de terminar abandonando tu blog dentro de 6 meses.

Estás a tiempo de reorientar tu presencia en la nube, y centrarte en un nicho más congruente con tu vida y tus habilidades.

Rectificar es de sabios.

El infinito poder de una buena rutina de escritura

Normalmente cuando arrancamos, aunque escribir es algo que aprendemos en la escuela cuando somos muy pequeños, es como una habilidad que hemos desaprendido a lo largo del tiempo, a medida que vamos creciendo.

Nos cuesta escribir.

Ya no escribimos cartas a nadie y escribir un correo electrónico o escribir un mensaje de texto en tu móvil o redactar una presentación en Power Point no tienen nada que ver con la escritura tal como la necesitarás en el blog.

Es fundamental que estés organizado.

Entonces te voy a dar 2 o 3 trucos para tratar de hacer tu proceso de escritura más productivo.

Márcate una frecuencia de publicación asumible

No te pongas en la zona roja nada más empezar.

Es inútil.

Y mermará tu motivación, al ver que no consigues cumplir con los plazos.

Elige tu frecuencia.

Identifica días para publicar.

Elige tu hora de publicación.

Y tenlo escrito en el mármol.

No se cambia un calendario editorial.

Nunca.

Al menos al principio.

Para permitir integrar esta nueva rutina en tu día a día.

Recopila tus ideas en un repositorio central

Primero creo que hay que preparar el terreno.

Uno no puede ser creativo bajo demanda.

Ni mucho menos bajo presión.

Por eso mantengo un fichero de ideas donde, más allá de apuntar solamente el título, también voy tratando de desarrollar un mínimo lo que es esta idea, definiendo un título y de 3 a 5 puntos que puedo abordar en este posting.

Pues esto me ayuda en el momento de elegir sobre qué escribir, a tener una cola de posibles artículos.

No están escritos pero no tengo que volver a pensar, porque las ideas ocurren de forma muy distinta en cada persona y es mejor apuntar la idea cuando la tienes porque si no corres el riesgo de olvidarla.

Identifica tu mejor hora para escribir

Tienes que identificar también tus momentos productivos.

Yo también me encuentro más cómodo escribiendo muy temprano por la mañana. Otros funcionan mejor por la noche.

Por eso, identifica entonces cuando a ti te viene mejor escribir.

Aíslate del mundo…y descubrirás que en 1 hora se escribe un montón

Smartphone, apagado.

Notificaciones, apagadas.

Niños fuera.

Navegador cerrado.

Teléfono fuera de la habitación.

Cartel » El que entra ahora se la juega» colgado en tu puerta, puerta bien cerrada.

¿Capito?

Quiero verte a ti, sólo frente al blanco de tu nuevo documento de Pages o de Word.

Escribe de una tirada, sin pararte, ni releerte

Partiendo del título de tu post y estos 3 a 5 puntos, rellena los huecos.

Empieza con los subapartados

Sigue con la conclusión con un Call-to-action claro.

Termina con la introducción, dejando muy claro desde las primeras líneas la promesa (WIIFM = What’s In It For Me) para tu lector. Qué van a descubrir durante los próximos diez minutos leyéndote.

Te das cuenta que puedes escribir bastante  en 30 o 45 minutos cuando no haces  en simultáneo la tarea de editar.

Luego editas tu entrada

A mí me gusta dejar pasar una noche entre la escritura y la edición.

¡Allá tú!

Corriges errores,

Mejoras tus frases gancho.

Incorporas una cita si lo deseas.

Incorporas enlaces.

Internos y externos.

Mencionando por ejemplo, tus fuentes.

Trabajas los formatos.

Párrafos cortos.

Subtítulos hipnotizantes.

Listado de puntos.

La gente escanea, no lee como se lee un libro.

Rematas la faena con 5 minutos de optimización SEO

No necesitas más.

Redactas el Meta Title, la Meta Description.

Manualmente.

Sí, a mano.

Es tu arma nº1 para la guerra por la atención en los rankings de Google.

Tus posts se merecen metas redactados manualmente.

Una foto, que transmita un mensaje que vehicula tu post.

Y casualmente, hayas optimizado.

Una URL explícita y tambiñen optimizada.

Y ya está.

80/20.

No ls lies más.

Bien es suficiente.

Ten muy claro que tus posts van a cobrar fuerza si dejas pasar días entre cada etapa.

Más que añadir cosas, trata de mejorar lo que ya hay.

No te exijas tanto, todo el rato. No es humano, ni tampoco es necesario.

Tienes que ajustar tu nivel de exigencia y gestionar tus reservas de energía con el paso del tiempo.

No todos los posts que escribes pueden ser unos mega posts, súper a fondo donde abordas ideas muy profundas y compartes temas súper útiles con tus lectores pero que quizás te pueden costar 10 o 15 horas de preparación.

Hay que hacerlo.

Quizás una vez al mes.

Seguramente no cada semana.

Por cierto, en mi propio blog, hay más de una decena de posts que me han costado al menos 10 o 15 horas de preparación.

Es mejor escribir mejor (y destacar) que escribir mucho (y ser del montón)

Aprende a alternar los tipos de posts en tu calendario editorial

Tienes que alternar los formatos en la línea editorial de tu blog, tienes que pensar que puedes escribir posts comunitarios, planteando preguntas para que la gente te responda en el hilo de comentarios y puedas ir construyendo un post colectivo en base a las respuestas de la gente.

De vez en cuando, cuando empiezas a tener ya un cierto volumen de entradas, puedes hacer posts de recopilación para hacer más fácil montar una serie completa sobre un tema.

Esto ayuda además, a reforzar tu posicionamiento en los motores de búsqueda.

Unas buenas entrevistas siempre tendrán su lugar en un buen blog,

Puedes también explorar, de vez en cuando, nuevos formatos.

Yo lo estoy haciendo con los videos desde hace ya años.

Y este año más fuerte, apostando con el formato audio.

Relativiza la importancia de tu blog en tu negocio

Debes tener muy claro que el blog para ti es nada más que la parte visible de atracción de tu negocio, pero no te resuelve la vida.

Para poder vivir de tu blog, tendrás que hacer muchas más cosas.

Así que no puedes pretender tener un nivel de excelencia permanente post a post.

Sé justo contigo mismo.

No te exijas tanto.

Todo el rato.

¿Has pensado en escribir menos en tu blog?

¡Herejía!

¡Escribir menos!

¿Cómo uno puede escribir menos en un blog?

Pues sí.

El que tiene que escribir menos eres tú.

No he dicho que tu blog puede prescindir de entradas.

Tienes que incorporar nuevos autores. Tienes que abrir tu blog a otros invitados.

Idealmente prefiero tener otros invitados regulares porque así me aseguro que el nivel de calidad mínimo es más alto y cuando uno de mis colaboradores está escribiendo en el blog, yo creo que es tener más tiempo para mí.

Los autores invitados traen nuevas ideas y nuevas formas de comunicar que son bien recibidas por mi público.

Además las visitas de Google no mienten.

A Google también le gustan los autores invitados que publican contenidos originales y se preocupan por responder a preguntas relevantes de los lecctores de un blog.

Necesitas descansar para recargar baterías

A todos nos ocurre.

En mi caso al menos una vez al año, sufro también una pérdida de motivación.

 

Vacaciones ¡Sí!

Normalmente tu cuerpo te está diciendo que necesitas irte de vacaciones.

El hecho de hacer un corte y recargar baterías no es ningún lujo, es una necesidad.

Debes tomarte muy en serio el hecho de tener un período para ti, para los tuyos, desconectado del blog y sin pensar en irse dos semanas o un mes entero de vacaciones.

Pues al final el cuerpo se agota, y las ideas también.

Lo primero que pierdes es la creatividad y justo después pierdes el sueño por el estrés que te impide dormir.

Horarios de trabajo ¡Sí!

Es importante tener horarios, hacer deporte, salir de vez en cuando.

No te puedes imaginar cuando estás en un período de mucho trabajo, el impacto que puede tener sobre ti ir a ver una obra de teatro, por ejemplo, o una película o hacer alguna cosa distinta con tus amigos.

En un momento en la existencia o en el recorrido de este blog, hubo un momento de bajón de motivación y mi mujer Mayte me regaló un viaje en globo y esta experiencia volvió a inspirarme y me permitió volver a conectar con estos temas.

Piensa en que somos humanos y no solamente nos nutrimos del trabajo.

Es fundamental cuidar tu vida personal y hacer cosas que no tienen nada que ver con tu blog o tu trabajo.

Ese equilibro es fundamental.

Sobre todo cuidar esta creatividad y esta energía que necesitas en un blog para poder mantener el esfuerzo durante el tiempo.

Mantener un blog es como hacer un maratón cada semana

La mejor motivación viene de conseguir nuevos lectores

Pero para poder mantener tu motivación para escribir, sólo conozco un remedio que es el remedio definitivo y este remedio es conseguir resultados.

Porque si llevas 6 meses escribiendo, esforzándote mucho y al final tienes la impresión que nadie está leyendo tu blog, lo más normal  es que termines quemado por la experiencia y bastante disgustado porque es una forma de rechazo.

Entonces,  en función de cada contexto y de cada persona, conseguir resultados puede significar una cosa distinta.

La increíble magia de las pequeñas victorias

En algunos casos, cuando arrancas puede ser conseguir visitas y ver que los datos de tráfico están en uns pendiente ascendente.

En otros casos, más adelante, puede ser que te contacte un periodista de un gran medio nacional o de una radio para una charla cortita pero esto para ti es una especie de validación, de reconocimiento de lo que estás haciendo y esto también te vuelve a dar un chute de energía.

Puede que si tu blog es para cuidar la marca personal, te entre una oportunidad laboral, no tanto para cambiar de trabajo sino para dar una formación  por la que te pagarán y esto también es otro chute.

Para los blogueros más ambiciosos en su proyecto, el hecho de que mes a mes caigan ventas y que poco a poco puedas vivir dignamente de tu actividad de blogger, del oficio que está detrás del blog, es algo que retroalimenta tu fuerza de motivación.

La gente te agradece tu trabajo

Además de todo esto, a mí me siguen nutriendo los emails de agradecimiento que recibo de la gente.

Porque para mí, estos agradecimientos son la energía de la que me alimento.

Ver que no sólo estoy desarrollando un negocio sino que todos los días tengo personas que han disfrutados de algunos contenidos gratuitos de mi blog o de mi lista de correo y que me dan las gracias por hacer lo que estoy haciendo.

Y eso para mím da sentido no sólo a mi actividad en el blog sino sencillamente, da sentido a mi vida.

Si este post te ha gustado, compártelo con tu tribu en las redes sociales. Y si quieres compartir tus propios trucos para escribir mejor, usa el hilo de comentarios abajo. ¡Gracias!

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

¿Harto de nunca saber que pasos dar?

Reserva ya tu sesión 1 a 1 «Claridad Total» y saldrás con un plan de acción cristalino para llegar a tus metas a 12 meses vista. Si vas en serio y valoras tu tiempo, esta sesión es para ti.

¿Harto de nunca saber que pasos dar?

Reserva ya tu sesión 1 a 1 «Claridad Total» y saldrás con un plan de acción cristalino para llegar a tus metas a 12 meses vista. Si vas en serio y valoras tu tiempo, esta sesión es para ti.

¿Te gustaría transformar tu talento en un negocio digital y conseguir tus primeros clientes en 60 días?