¿Cómo conseguir enlaces entrantes sin vender tu alma al diablo o ser baneado por Google?

Como conseguir enlaces entrantesA la mayoría de los especialistas que trabajan en SEO los une una relación de amor-odio con los enlaces. Aman los buenos enlaces, pero odian el trabajo que supone conseguir enlaces entrantes.

En el mejor de los casos, esta bendita tarea les consume mucho tiempo y les suele resultar tediosa. Y en el peor de los casos, les conduce hacia la magia oscura del black hat. Hum… mejor no adentrarse por terrenos pantanosos.

He aquí mi propia receta -sencilla, práctica y probada- para conseguir enlaces entrantes en plan zen… si no trabajas de SEO.

¿Cómo funcionan los enlaces?

Los enlaces son una especie de autopista dentro de la web. Si no existieran enlaces, nadie podría navegar, moverse de una página a otra o de un sitio a otro. La única forma de encontrar algo en la web sería introduciendo manualmente la URL de cada página. Algo impensable, ¿verdad?

Por fortuna, los hipervínculos están allí para permitirnos saltar de un lugar a otro del mismo sitio, para irnos a otras páginas, para hacer dinámica la web.

En términos bastante simplificados, un enlace podría ser tomado como un voto por la página hacia la que apunta. Pero no creas que es tan sencillo como eso; la cosa es algo más complicada, pero nos sirve como primera definición para entender su importancia. Si te gusta algo, dale un enlace. Si le gustas a alguien, tal vez tengas suerte de que te enlace.

Los enlaces permiten darle contexto a la web

Además de proporcionar un medio imprescindible para poder navegar, los enlaces le dan al visitante y a los buscadores una forma de saber de antemano sobre qué se trata la página a la que conducen. O al menos eso deberían hacer.

Muchas veces nos encontramos con enlaces que dicen «clic aquí”. Estos le están diciendo al usuario qué hacer, pero no le dan muchas pistas sobre la razón por la que deberían hacerlo. Así que el usuario tendrá que leer los textos que anteceden a ese enlace para darse una idea.

Esto no sería un problema para la gente que lee cada palabra de una página, pero lamentablemente este tipo de visitantes escasean. La gran mayoría saltan de una página a la otra, buscando lo que particularmente les interesa o, en su defecto, pistas para saber dónde encontrarlo.

Así que por más que deseemos que el lector repare en cada palabra, la triste realidad es que la mayoría no lo hace.

Por esa razón, darles un poco de contexto a tus enlaces –haciendo que el anchor text (texto ancla) describa de modo sucinto la página a la que conduce– le agrega valor tanto a tus visitantes como a los buscadores.

Los buscadores tomarán ese texto como una señal para tener en cuenta al considerar la temática de la página destino. Si ponemos enlaces del tipo:

  • “Trucos para usar en Facebook”
  • “Monetización para tu web”
  • “Cómo sacarle jugo a tu Twitter”

Google tendrá una idea más precisa sobre la temática de esa página y seguramente la posicionará mejor. El buscador podrá combinar los textos de esos enlaces con el contenido de la propia página y determinará más claramente la relevancia y el posicionamiento a partir de estos factores de análisis. Información para los buscadores, información para los visitantes.

Así debes pensar cuando escribes el texto ancla de un enlace.

¿Cómo conseguir enlaces entrantes? The easy way

Los enlaces pueden tener diferentes orígenes:

Puedes conseguir enlaces de directorios (web, rss, artículos, etc.)

Suscribes tu sitio a un directorio y tendrás tu enlace, que con suerte te transmitirá visitantes de entre los usuarios que te encuentren en ese directorio. Tú a tu vez enlazarás hacia otro sitio que contiene más información de la que tu visitante puede estar buscando, con lo cual tu visitante seguirá esa ruta hasta darse por satisfecho.

La calidad de estos enlaces suele ser baja con lo cual no ayuda mucho a tus rankings (cuidado, ¡no he dicho que no sirven!), y si estos portales no agregan a muchos usuarios, es más que probable que al final consigas poco tráfico usando estos servicios.

¿Hay métodos más inteligentes de conseguir enlaces entrantes? Sí, los hay.

La forma más natural de conseguir enlaces entrantes naturales es escribir artículos útiles con un título demoledor

Siempre volvemos a los mismo: tus contenidos y tu capacidad de captar atención en un mundo saturado de contenidos mediocres. O lo que viene a ser lo mismo, ofrecer una respuesta mejor que la que da tu competencia actual en tu nicho a preguntas relevantes para tu público.

Si al usuario le gusta lo que encontró al hacer clic en tu enlace, tal vez él también quiera enlazarte. Los visitantes de su página tal vez se interesen por ese enlace y terminan visitándote.

Naturalmente no podrás esperar que todas las personas a las que les gusta tu sitio te enlacen. Tampoco te serán necesarios tantos enlaces entrantes para ver tus páginas subir en los rankings.

Los grandes contenidos se comparten en las redes sociales

La línea editorial que das a tus entradas influye, y mucho, su capacidad a ser enlazado:

  • ¿El tema que abordas es útil?
  • ¿Enseñas la puesta en marcha de la táctica o solo te centras en el qué sin explicar el cómo?
  • ¿Facilitas el trabajo, por ejemplo, juntado 50 documentos gratuitos super relevantes para tu público?
  • ¿Abordas un tema popular con un enfoque distinto y algo polémico?

Los enlaces entrantes de estos tipos de posts se difunden como reguero de pólvora. Así que trabajar la calidad de tu post puede compensar, ya que si logras conseguir enlaces entrantes obtendrás beneficio por esta inversión en tiempo: tu entrada será rankeada más alta en Google.

La capacidad de difunsión de grandes contenidos se ha disparado en unos pocos años debido a que tus lectores pueden compartir tus artículos a través de sus sitios, blogs, Twitter, Facebook, Google+ o lo que aparezca en el futuro. Google se está haciendo cada vez más social y estas señales cobran peso en su algoritmo (presta especial atención a Google+).

Por eso la mejor forma para conseguir enlaces entrantes es tener algo que valga la pena enlazar. Y desde la perspectiva de Google, siempre lo será.

Construye tú mismo tus propios enlaces entrantes

A veces quieres posicionarte para palabras clave competitivas. Así que sabes que vas a necesitar conseguir enlaces entrantes de calidad y si tienes algo de experiencia al respecto, sabrás que te va a ser difícil conseguirlos.

Bien, hay una táctica para conseguir enlaces entrantes de calidad que te explico en este vídeo en detalle (haz clic en el enlace). Aquí te la resumo:

Al igual que tu blog puede ser considerado como tu residencia principal, debes tener en cuenta que es importante construir residencias secundarias en barrios con buena reputación. Vamos, se trata de abrir blogs gratuitos en wordpress.com, tumblr.com, blogger.com o posterous.com y demás servicios similares, y enlazar con palabras clave hacia las páginas de tu blog que quieres posicionar.

Representa una inversión en tiempo, pero funciona.

Ten en cuenta que tendrás que escribir más de un artículo en estas residencias secundarias.

También puedes hacerlo escribiendo como autor invitado en otros blogs (mi guía guest posting).

No todos los enlaces son iguales

Todo lo que debes saber sobre anatomía de enlaces

Comentaba en posts anteriores que cada enlace puede ser tomado básicamente como un voto por la página hacia la que apunta. Digamos que eso era de algún modo el punto de partida en el análisis. Pero a decir verdad, la cuestión ya ha evolucionado bastante desde entonces, con lo cual no debe sorprendernos que no sea algo tan estrictamente lineal en la actualidad.

Con el tiempo, los buscadores comenzaron a analizar los enlaces con mayor profundidad para mejorar el proceso, volviéndolo un poco más complejo.

Inicialmente tenían en cuenta la cantidad de enlaces entrantes, con lo cual el que tenía más era a quien privilegiaban. A partir de esta cuestión nacieron todas las redes de enlaces, los vendedores de enlaces, los intercambios de enlaces y todo ese mercado en torno a los benditos enlaces. Antes de que Google cambiara sus propias reglas en este análisis, la gente se pelaba las neuronas para lograr cantidades enormemente absurdas de enlaces hacia sus sitios. No importaba la relevancia de la página que los estaba enlazando. La cantidad lo era todo.

Por suerte, para los usuarios, esto ya no es así.

La importancia del texto ancla (o anchor text)

Con el tiempo, Google se puso a analizar el texto del enlace, lo que se llama el anchor text o texto ancla.

Las palabras con las cuales enlazan importan, y mucho. Estos enlaces dicen algo acerca de la página a la que apuntan, con lo cual, en el caso de que las palabras coincidan con el contenido en la página, más relevante se vuelve tu página para ese tipo de keywords.

Otra factor importante es que tu página reciba distintos textos ancla como enlaces. Demasiada perfección no suena muy natural para un blog. En cambio una mezcla de términos variados con una palabra clave dominante, sí le parece algo natural a Google, ya que a priori dos bloggers no tienen por qué enlazar una misma página con el mismo texto ancla. La percepción de cada persona es distinta, tambien deberían serlo los textos anclas.

La importancia del PageRank de la página

Luego los buscadores se interesaron por la calidad de cada enlace. Es decir, analizaban si este enlace venía de un sitio con baja o con alta autoridad. Cuanta más autoridad tenía el sitio desde donde partía el enlace, mayor valor se otorgaba a ese enlace.

La “edad” o la antigüedad del enlace se convirtió en otro factor de peso, debido a que se consideró que cuanto más tiempo un enlace permaneciera en ese lugar más “convencida” estaba la persona que decidió enlazar hacia ese sitio.

La importancia de la posición del enlace

Hay más en un enlace de lo que se capta a simple vista. Y un ejemplo de esto es que los buscadores intentan determinar el valor de un enlace teniendo en cuenta su ubicación en la página.

Los enlaces ubicados en la barra de navegación son analizandos de una forma, los enlaces editoriales dentro de la entrada reciben aún mayor gravitación, y los que están en las áreas de anuncios, directamente son ignorados.

Te mencionaba los enlaces editoriales –aquellos que están entremezclados en el contenido de la página principal– justamente porque son los que generan mayor consideración por parte de los buscadores. Por lo general, estos enlaces están puestos no porque hayan sido comprados o intercambiados, sino porque simplemente el autor del contenido los considera relevantes para los lectores.

Además la posición del enlace en el texto también influye. Cuanto más cerca de la cabecera mejor.

La importancia de la cercanía temática del blog que te menciona

Tema obvio. Si tu blog está posicionado en un nicho sobre, digamos «remedios contra el colesterol», conseguir enlaces entrantes de otros blogs posicionados en este mismo nicho tendrá un impacto mucho más positivo que los que obtengas de blogs sobre turismo, por ejemplo.

La importancia del número de enlaces en la página

Otro parámetro obvio. Un enlace presente en una página con un total de 10 enlaces tendrá mayor impacto que otro en este mismo blog procedente de una página que tiene más de 100 enlaces. El Google Juice transferido es mayor si se comparte entre pocos.

La importancia del atributo del enlace (rel=»nofollow»)

Algunos enlaces informan a Google que no debe traspasar el PageRank. Estos enlaces tienen un atributo llamado rel=»nofollow». Un lugar donde puedes encontrarlo por defecto es en los sistemas de comentarios de los blog, sea en WordPress o Blogger.

Estos enlaces no impactan directamente a tu capacidad de ranking, pero sirven de señal para la calidad de la indexación de tus páginas en Google.

3 cosas a evitar en el proceso de conseguir enlaces entrantes

Los buscadores se han puesto muy estrictos con esta cuestión, en la medida en que se dieron cuenta de que la compra y venta de enlaces se hacía cada vez más prominente. Por cierto, tengo que decir que no es posible determinar con un 100 por ciento de certeza si un enlace es o no comprado. Aunque los buscadores aprendieron a registrar algunas señales para detectarlos.

#1- Conseguir enlaces entrantes demasiado rápido

Conseguir enlaces entrantes de forma natural requiere tiempo. Google lo sabe. Un blog creado hacer tres días no pueden tener miles de enlaces entrantes en tan poco tiempo. Es como intentar robar la cartera a un policía. Es suicida, ¿no crees?

#2 – Compra de enlaces entrantes

Una fuerte baja de enlaces de forma súbita es una señal de alarma que le advierte a Google que posiblemente estás jugando sucio, comprando enlaces o mejor dicho habiendo dejado de pagar por un servicio de enlaces entrantes de pago.

#3 – Perder el tiempo

Los enlaces recíprocos no son lo más conveniente. Por lo que se comenta, Google les está restando peso. Intenta triangularlos. O realizar triangulaciones con personas de confianza.

¡Vale! Ya estoy concienciado sobre enlaces entrantes. ¿Próximo paso?

Más allá de preocuparte por los enlaces recíprocos, las ruedas de enlaces o la compra de enlaces unidireccionales, de la posición del enlace y su atributo, te conviene salir de ese pequeño mundo del “dame un enlace”, y comenzar a pensar en proveer contenidos de valor a tus visitantes para que valga la pena enlazarte. Con esto verás que los enlaces -y de los buenos- no paran de llegar.

Sé paciente. Tómatelo con calma. Trabaja duro para satisfacer tu audiencia. Este es mi mejor consejo para conseguir enlaces entrantes de calidad.

¿Preguntas?

Foto crédito para Stéfan

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

¿Harto de nunca saber que pasos dar?

Reserva ya tu sesión 1 a 1 «Claridad Total» y saldrás con un plan de acción cristalino para llegar a tus metas a 12 meses vista. Si vas en serio y valoras tu tiempo, esta sesión es para ti.

¿Harto de nunca saber que pasos dar?

Reserva ya tu sesión 1 a 1 «Claridad Total» y saldrás con un plan de acción cristalino para llegar a tus metas a 12 meses vista. Si vas en serio y valoras tu tiempo, esta sesión es para ti.

¿Te gustaría transformar tu talento en un negocio digital y conseguir tus primeros clientes en 60 días?