El agobio del community manager: demasiadas tácticas y poca reflexión estratégica solo conducen a una depresión profunda

Community ManagerEn 2010 era el trabajo estrella. De repente todos queríamos ser community manager. Periodistas, expertos en comunicación, técnicos, gerentes aburridos con su puesto de trabajo, desempleados… Todos nos veíamos como community manager a la cabeza de una comunidad virtual dinámica. ¡Cómo molaba!

Además, era una forma casi segura de encontrar un trabajo. Pero, ¿esto se aplica al momento actual?

España atraviesa una crisis profunda, y si lo piensas bien, hay muy pocas marcas potentes que además tienen sus propios empleados en sus departamentos de comunicación y marketing. Por si fuera poco, todas las multinacionales están reduciendo personal, en especial mandos intermedios (la tecnología tiene impacto en las personas, no lo dudes).

Las agencias -otro proveedor de empleo de community manager- al tener menos volumen de proyectos han tenido que librarse de muchos recursos valiosos, así que hoy en día para cada oferta de empleo para un puesto de community manager hay 500 candidatos inscritos y, obviamente, por la ley de la oferta y la demanda, los sueldos alcanzan en algunos casos unas sumas que rozan el insulto a la dignidad de las personas.

¡Dios! Cómo ha cambiado el panorama en menos de dos años, ¿verdad?

Un hecho incontestable

Aún así, el mundo se está transformando hacia más red y las competencias de la figura del community manager siguen siendo más necesarias que nunca. Pero hay un cambio importante: antes, al terminar tu formación, tu vía más segura de rentabilizar tu inversión era buscar un trabajo como community manager, hoy, ya no.

Yo creo que la vía más acertada es la de montar tu propio negocio y tratar de vender tú mismo los servicios de community manager como freelance.

Y surge el mismísimo problema…

Te han formado para comunicar, conversar y medir, pero NO te han preparado para vender ni tampoco diferenciarte en un mercado hipercompetitivo. Y ahora, esa formación es la que echas en falta. Aunque quizás no te has dado cuenta aún de esta limitación, ya comienzas a experimentar estos síntomas:

  • Jo… una red social más en la que tendré que estar presente.
  • ¡Dios!, ¡son las 12:00 y no he escrito la entrada del blog!
  • ¡No he hecho el scheduling de mis tuits en mi plan de content curator!
  • Qué coñazo tener que responder a las mismas preguntas una y otra vez solo porque me han dicho que hay que conversar.
  • Le dices a tu pareja: «Cariño, no puedo ir al parque contigo y los niños, tengo que terminar esto».
  • A las 23:30 horas le dices a tu pareja: «Cariño, termino este trabajo rapidito y vengo a ver la peli contigo».

Tu cariño está durmiendo desde hace más de una hora, pasa de ti y tus rollos de community manager nocturno y tu vida se te está escapando. No disfrutas, trabajas cada vez más, con más estrés y agobio por tener que gestionar 200 cosas a la vez.

¿Te suena de algo el cuadro que acabo de pintar? Ya, a mí también me suena familiar.

Bien, pues este sería el diagnóstico: agobio del community manager, la enfermedad más común en 2012 (una auténtica plaga) y si no haces nada para combatirla, el paso siguiente es entrar en una depresión muy profunda. Ahora bien, tus problemas tienen solución…

¿Quieres entender el porqué de las cosas?

Preguntas pendientes de respuesta

¿De qué te sirve estar presente en Facebook o pasar tres horas diarias en Twitter? Para mí es una pregunta fundamental en la que hay que detenerse a pensar un rato y tratar de darle respuesta.

Pero esta no es la única pregunta sin respuesta. No, para el community manager, cada semana surgen más interrogantes:

  1. ¿Por qué tienes que entrar en Pinterest? ¿No será mejor apostar por Instagram, ya que Facebook lo ha comprado?
  2. Y en Google+, que ahora quiere posicionarse como un referente para la fotografía en la red, ¿hay que entrar ya por fin?

No tienes que hacer las cosas solo porque todos tus parecidos lo están haciendo. Tú no eres una oveja, ¿verdad?

Como community manager freelance los conceptos clave que deberían importarte son:

  • ¿Cómo conseguir visibilidad en un mercado que está cada vez más ocupado por decenas, centenares o miles de personas?
  • ¿Cómo dar a conocer tus productos, tus servicios para poder aumentar tus ventas directas?
  • ¿Cómo dar a conocer una marca, tu marca personal para poder pretender obtener las ventas indirectas que se ofrecen únicamente a los expertos más reconocidos (escribir un libro, ser invitado a un evento y/o impartir un curso).
Si bien es cierto que estar presente donde está la gente es importante -imagínate un pescador que pretende pescar en un charco de agua-, la mera presencia en estas redes no garantiza obtener buenos resultados.
El océano es muy grande amigo mío y nadar sin parar cansa mucho…

Eres emprendedor, ¿te acuerdas?

¿Cómo capitalizar esta inversión que estás haciendo en las redes sociales y/o produciendo contenidos en tu blog? Estás captando datos como pueden ser, por ejemplo, una dirección de email como paso previo hacia la venta de un producto o de un servicio… o ¿estás tratando de inventar una nueva forma de marketing para IPs o robots (¡qué suerte!)?

¿Son rentables para tu negocio las actividades que estás llevando a cabo?

Hay otra forma de hacer las cosas, construye tus propios activos

Los blogs sirven para atraer a este público objetivo que te interesa para hablarle de tu historia y para lograr que tus lectores conecten contigo. El papel del blog es también tratar, de alguna forma, de convertir este tráfico en posibles compradores. Y el primer paso para un negocio es  montar una lista de correo de gente afín a tus productos y servicios que algún día podrían transformarse en clientes.

Tus dos activos más importantes

  • Tu blog.
  • Tu lista de correo.

Estamos todos dedicándole mucho tiempo a los canales digitales y a las redes sociales, pero las empresas no tienen que perder de vista que todos tratamos vender, porque a final de mes hay facturas y sueldos que pagar.

Moraleja

Las redes sociales no substituyen una formulación estratégica y sin un posicionamiento ganador no hay forma de generar más ingresos para tu pequeño gran negocio.

No se trata tanto del qué hacer y cómo implementar una táctica, se trata más bien de entender por qué estás haciendo estas cosas. Y la respuesta es muy sencilla: has elegido un colectivo y tu misión es ayudarles a resolver los problemas que tienen. Esta es la base de todos los negocios.

¡ATENTO! Amigo community manager

Si no sabes quienes son tus clientes/lectores, levanta la cabeza ya, deja esta carrera de ratas que va siempre a más (más redes sociales, más actualizaciones de contenidos, más conversaciones, más rapidez en todo) sin saber a DÓNDE quieres ir.

Si sigues así, te garantizo que los resultados que obtendrás son:

  • Un estrés enorme.
  • Un agobio profundo.
  • Una sensación de estar perdiendo el tiempo.

Y no hace falta ser adivino para predecir que el resultado más probable de esa falta de reflexión estratégica es que termines agotado, sin fuerza, sin ilusiones, y obviamente, sin proyecto empresarial por falta de ingresos.

Sobre esto hablaré hoy en Elche, en el Curso de Community Manager, en el bloque de Marketing de Contenidos que voy a impartir. Hoy toca Blog Marketing y el próximo 1 de junio Email Marketing.  

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

¿Harto de nunca saber que pasos dar?

Reserva ya tu sesión 1 a 1 «Claridad Total» y saldrás con un plan de acción cristalino para llegar a tus metas a 12 meses vista. Si vas en serio y valoras tu tiempo, esta sesión es para ti.

¿Harto de nunca saber que pasos dar?

Reserva ya tu sesión 1 a 1 «Claridad Total» y saldrás con un plan de acción cristalino para llegar a tus metas a 12 meses vista. Si vas en serio y valoras tu tiempo, esta sesión es para ti.

¿Te gustaría transformar tu talento en un negocio digital y conseguir tus primeros clientes en 60 días?