El secreto que nadie te cuenta para transformar un pop-up intrusivo en una herramienta híper relevante para atraer clientes y consolidar la relación con tus lectores

Entras en cualquier web.

Y sin previo aviso, ahí lo tienes.

Un pop-up intrusivo.

De los que no sabes muy bien cómo salir.

No encuentras el botón de cerrar.

Te empiezas a cabrear.

Estás atrapado.

Piensas que te están haciendo perder el tiempo.

No lo dudas dos veces y cierras la pestaña de la web.

“Ya está, por pesados”.

Dicha experiencia seguro que la has sufrido.

Yo también.

Pero por las malas praxis de algunos no quiere decir que los pop-ups no sean una buena herramienta.

De las mejores para que hacer crecer tu conversión en tu newsletter.

Ten claro: más importa los mails que envías luego que el propio pop-up

Para mí no es tan relevante el pop-up como lo que ofreces.

O los correos que vas a enviar después del alta a la newsletter.

Es una táctica de marketing muy agresiva muy común en Estados Unidos.

Lo que hacen es usarlo para captar tu correo electrónico.

Justo en el momento del alta ya tienes una oferta de compra.

Obviamente, es una estrategia muy cortoplacista donde la idea es conseguir un dato para ofrecer un producto de pago al instante.

Puede que funcione o no.

Pero para mí es cargarte el 99% de los futuros clientes que podrías conseguir por este medio.

Antes de lanzar tu producto a vender rápido a puerta fría, deberías cultivar tu relación con el nuevo suscriptor.

La aventura de transformar el suscriptor en un nuevo cliente

Debes cultivar dicha relación poco a poco.

¿Cómo?

Ofreciendo contenidos buenos.

Y cuando ya tengas ganada su confianza será el momento de presentar tu producto.

Te darás cuenta de que la tasa de conversión de suscriptor a cliente es 1000 veces más alta.

Que si lo hicieras a puerta fría.

Sin crear un vínculo con el suscriptor.

Por lo que el problema no es el pop-up si ofreces un curso gratuito muy bueno.

Entonces la gente va a estar encantada de la vida.

En cambio si pones un pop-up ofreciendo un ebook.

Y nada más descargártelo envías cada día de forma insistente ofertas para que te compren.

La persona se sentirá agredida y decidirá darse de baja de tu lista de correos.

Además de entrar a forma parte de su carpeta de spam.

Con lo cual lo que importa no es tanto el pop-up como lo que hay detrás.

Si ofreces contenidos buenos, no tendrás ningún problema.

Irás consolidando tu relación.

Sin que tu hagas nada.

Todo lo hace otro compañera de viaje que se llama autoresponder.

Te permite automatizar las secuencias.

Irás enviando mails a tus nuevos suscriptores de tu lista de correo.

El autoresponder no tiene días libres y trabaja los 365 días del año para captar clientes

Desde el mismo momento que alguien se da de alta en tu newsletter comienzan a llegarles emails.

Podíamos decidir enviar una secuencia de cuatro o cinco.

Todo de forma automática.

Por ejemplo, mandar un correo cada dos días o cada tres.

Eso ya lo puedes configurar tu mismo.

Una vez que ya has montado el autoresponder todos tus nuevas altas pasarán por la misma secuencia de correos.

Además consigues solucionar uno de los problemas de los blogs en los que solo se destaca lo último publicado.

Que no quiere decir que sea lo más relevante para tus suscriptores.

El autoresponder puede enviar los contenidos antiguos que son más importantes.

Aportando mucho valor a las altas a tu correo.

¿Cada cuánto puedes poner la secuencia?

No hay una regla maestra.

Es variable, pero de tres a cinco mails o a lo mejor un tope de siete.

A partir de ahí le ofrecerías un servicio o producto ya que te has ganado la confianza y simpatía de esta persona.

Normalmente cuando ofreces un contenido valioso de forma gratuita, las personas se sienten en deuda contigo.

En psicología tiene un nombre: el ‘principio de reciprocidad’.

Se basa en que cuando de forma espontánea regalas a alguien algo de calidad se siente en deuda contigo.

Más adelante te devolverá el favor para intentar compensarte.

Muchos lectores fieles para atraer clientes incondicionales de tu trabajo

Necesitas personas que hablen bien de ti a sus amigos.

Que pasen a ser de los que se transforman en auténticos evangelistas de tu negocio.

Y lo puedes conseguir por ejemplo con un pop-up en el que ofreces un minicurso de cinco clases.

En el que explicas como tu hijo puede comer mejor, lo que seguro es percibido por los padres como un producto de mucho valor.

Los que más adelante seguro que van a decir a todo dios los avances que consiguieron con ese curso.

Por eso mismo es muy importante apostar por mimar a tus suscriptores.

Son embajadores.

Y de ahí que reforzar el impacto que siempre tiene el boca a boca en tu negocio o consulta.

Por lo que es fundamental que tu pop-up ya tenga un diseño profesional.

No nos vale cualquier cosa.

¡¡Ojo!! A veces veo diseños no muy logrados, muy molestos especialmente si usas un smartphone o una tableta para verlos.

En el caso de los móviles se vuelven algunas veces muy intrusivos porque no se pueden cerrar.

Lo que al final tiene un efecto contraproducente.

Por lo que apuesta por un diseño bien hecho, profesional y adaptativo.

O en el peor de los casos que se pueda desactivar en smartphones para que las visitas vean tu contenido.

Debes ser igual de estricto que con las landing pages.

Apostar por diseños atractivos donde se presenten beneficios.

Explica todo lo que van a aprender por solo dar su email.

Y no te quedes en los malos ejemplos en el uso del pop-up.

Piensa ya cuál va a ser tu recurso gancho.

Edita tu pop-up sexy.

Prepárate para dar un salto este mes en tus altas en la newsletter.

O puedes optar por seguir sin hacer nada…

PD: Si este post te ha inspirado, puedes dejar un comentario en la landing pages

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

Acerca del autor de esta entrada,

Franck Scipion

¿Harto de nunca saber que pasos dar?

Reserva ya tu sesión 1 a 1 «Claridad Total» y saldrás con un plan de acción cristalino para llegar a tus metas a 12 meses vista. Si vas en serio y valoras tu tiempo, esta sesión es para ti.

¿Harto de nunca saber que pasos dar?

Reserva ya tu sesión 1 a 1 «Claridad Total» y saldrás con un plan de acción cristalino para llegar a tus metas a 12 meses vista. Si vas en serio y valoras tu tiempo, esta sesión es para ti.

¿Te gustaría transformar tu talento en un negocio digital y conseguir tus primeros clientes en 60 días?